El Museo Municipal de Calahorra cierra desde hoy sus puertas para acoger el de la Romanización

I. Álvarez | Calahorra www.larioja.com 08/01/2007

El centro exhibirá piezas singulares de la época romana de toda La Rioja. Las obras se desarrollarán por espacio de unos cuatro meses.

Calahorra avanza con firmeza hacia la idea de convertirse en un enclave de referencia dentro de la arqueología romana. La apertura del Museo de la Romanización de La Rioja, que quedará ubicado en el Museo Municipal, cada vez está más cerca.

A lo largo de este semestre el museo calagurritano se verá inmerso en una transformación de sus salas para acoger lo que en un futuro inmediato será la exposición más completa de hallazgos procedentes del paso de la cultura de los romanos por las tierras del vino.

Hoy lunes el centro municipal cerrará sus puertas al público, con la intención de proceder a la reorganización de las piezas que custodia y ampliar sus expositores con restos singulares localizados en otros puntos de la geografía de nuestro territorio. El proyecto para su acondicionamiento, cuyo coste aún no se ha dado a conocer, será sufragado por la Consejería de Cultura. Seguramente, el responsable del área, Luis Alegre, se desplazará al municipio en las próximas semanas para presentar esta iniciativa, en la que se lleva trabajando desde hace tiempo. En cuanto a los costes, el Consistorio ha acordado asumir los gastos de la mano de obra que lleva aparejados la renovación de la instalación eléctrica.

A través de estos trabajos, que se desarrollarán por un espacio de cuatro meses, se busca, en líneas generales, la reunificación de las tres salas que actualmente configuran el edificio. Pero antes de comenzar con la ejecución de estas labores, «habrá que retirar todas las vitrinas y recoger las piezas que tenemos y que pertenecen a otras épocas», explica la directora del centro, Rosa Aurora Luezas.

Museo de la verdura

Otra de las grandes líneas de actuaciones en materia cultural previstas por la administración local será también la creación de un museo dedicado a la verdura. Éste se situará en la planta baja del Albergue de San Francisco y pretende ser un edificio moderno e interactivo. Su recorrido albergará diversos espacios como una sala de usos múltiples y una tienda de obsequios. El contenido de sus muestras se hará visible a través de maquetas, fotografías, piezas originales y vídeos.

Archivado en: