Jane Birkin encarna a una 'Electra' iluminada en Nanterre

Nanterre (Francia) | AFP 08/01/2007

Por octava vez desde 1985, Jane Birkin sube a un escenario teatral y por segunda vez aborda la tragedia griega con 'Electra', de Sófocles, para encarnar el papel protagonista de matricida más iluminada que ambigua en su voluntad de vengar el asesinato de su padre.

La actriz y cantante británica ha representado a lo largo de su carrera más obras teatrales en francés que en inglés.

El primero que le quitó los complejos lingüísticos en un escenario fue el cineasta y director teatral francés Patrice Chéreau, que la dirigió en 'La fausse suivante', de Marivaux, en 1985. En su lengua materna y en su país, sólo ha actuado en 'Mujeres de Troya', de Eurípides, en 1996 y 'Hamlet', de Shakespeare, en 2005.

Hasta el 4 de febrero, en el Théâtre des Amandiers de Nanterre, a las afueras de París, interpreta a Electra, en la versión de Sófocles, una producción montada en torno a ella por el joven director Philippe Calvario, quien ha creado también la puesta en escena, una fachada de palacio sin relieve con una terraza al sol. Después de Nanterre, el espectáculo hará una gira por cinco ciudades de Francia y por Suiza, en febrero y marzo.

A sus 60 años, Birkin, con un sencillo vestido negro, descalza y el cabello revuelto, resulta muy creíble como hija de Agamenón, relegada a sirvienta en el palacio de su madre Clitemestra y su amante Egisto, asesinos del "rey de reyes".

Secundan a Jane Birkin, Florence Giorgetti como Clitemestra, Sophie Tellier (Crisótemis), Frédéric Andrau (Orestes) y Jean-Claude Jay como el preceptor de Orestes. La cantante argelina Biyuna se encarga de dar color como corifeo a las intervenciones habladas o cantadas de mujeres micenas.

Más conocida como actriz de cine, Birkin empezó su carrera en 'Blow up', de Michelangelo Antonioni, y acaba de firmar su primer trabajo como directora, un telefilme titulado 'Boxes', actualmente en postproducción.

En 1969 conoció al cantante francés Serge Gainsbourg, su compañero sentimental hasta 1980, con quien tuvo una hija, Charlotte, que ha seguido sus pasos como actriz y cantante. Con Gainsbourg interpretó en 1969 la canción 'Je t'aime... moi non plus', todo un escándalo en aquellos años por su explícito contenido sexual, que se convirtió en la balada preferida de las parejas en los años setenta en toda Europa.