Encuentran un pozo 'misterioso' en el peristilo del Teatro Romano

Celia Herrera | Mérida www.hoy.es 01/02/2007

No se conoce ningún caso parecido ni tampoco se sabe su utilidad, ya que casi se ha descartado que sirviera para la habitual captación de agua Termina la primera fase de las excavaciones del Teatro y el Anfiteatro.

La excavación arqueológica del Teatro y el Anfiteatro Romanos, financiada por la Consejería de Cultura, y en la que participan investigadores de toda Europa, dio ayer por finalizada su primera temporada. Eso sí, el trabajo de los arqueólogos y estudiosos que participan en este proyecto casi no ha hecho más que empezar, ya que ahora comienza el análisis y estudio sosegado de todos los resultados y datos obtenidos durante la excavación.

Uno de los asuntos que se estudiará con gran interés será la aparición en el peristilo del Teatro Romano de un enorme pozo, de tres metros y medio de diámetro, cuya excavación tuvo que suspenderse a los cinco metros de cota debido a la gran cantidad de agua que impedía continuar los trabajos.

Un caso único

Según explicó el director científico del Consorcio Monumental, Pedro Mateos, la importancia de este hallazgo radica en que no existe ningún caso similar en el mundo, y en que además no es un pozo destinado a la captación de agua, sino que por ahora se desconoce para qué fue construido.

Éste y otros temas que han surgido en la excavación serán estudiados durante los próximos meses hasta septiembre, cuando se iniciará una nueva prospección que continuará indagando en la fisonomía y configuración del peristilo, y que abordará también el escenario y los puntos laterales de la 'versura' occidental y oriental.

El informe sobre la excavación del Anfiteatro Romano va más adelantado, pero también queda por analizar muchos de los datos obtenidos.

En resumen, los resultados más interesantes han aparecido en dos de los cuatro cortes practicados, destacando las estructuras que demuestran que el Anfiteatro fue primero construido fuera de la muralla romana, que después se derribó parte de la muralla para facilitar el acceso al interior del recinto y que el conjunto experimentó un proceso de monumentalización en el siglo IV.

También se ha encontrado una conducción hidráulica a cuatro metros metros de profundidad por debajo del nivel actual, y que serviría para traer agua utilizando la conducción de San Lázaro o la de Cornalvo, lo que está aún por determinar.

Error de cálculo

Según se está investigando, el Anfiteatro Romano se construyó extramuros y se inauguró en el año 8 antes de Cristo, según consta en unos epígrafes dedicatorios del monumento.

Hubo un momento en que la ciudad se amplió por el sureste y se creó un nuevo tramo de muralla que se construyó poco antes que el gran Anfiteatro, lo que provocaría un gran problema urbanístico.

La tesis es que se hicieron mal los cálculos, ya que hay una zona del edificio del Anfiteatro que se adosa a la muralla, lo que ocasiona la inutilización de tres puertas. El error se resolvería desmontando la muralla en la zona de los vomitorios afectados hasta la cota del pavimento del edificio, para así tener acceso y no quedar tapiados.

También se han documentado el uso de los vomitorios para actividades industriales durante una época posterior, una de las cuales fue una fragua, así como varias remodelaciones y reformas hechas en el edificio y en los vomitorios de acceso.

Otras excavaciones

De este informe se dio cuenta de forma pormenorizada ayer, durante la primera reunión de este año de la comisión ejecutiva del Consorcio Monumental, en la que también se informó de los resultados de una excavación realizada en la calle Adriano, donde han aparecido restos de una vía y de una casa que pervivió desde la época romana hasta la islámica.

También se vieron los informes de la excavación de la glorieta de la Plaza de Toros, en la que los restos han aparecido muy arrasados por la antigua carretera de circunvalación, y de la excavación de las termas de San Lázaro, que se han acondicionado recientemente para la visita.

Otros temas que se abordaron fueron la firma con el Sexpe del convenio por el que el Consorcio de la Ciudad Monumental podrá contratar a 21 trabajadores más y la próxima inauguración de las termas de Reyes Huertas, que se prevé en febrero, coincidiendo con la reunión del Consejo Rector.

Archivado en: