Bohuslav Hasistejnský: un humanista checo que contribuyó a la resurreción del latín clásico en Europa

Eva Manethová www.radio.cz 21/02/2007

En el noroeste de Bohemia, cerca de la ciudad de Chomutov, se alza el castillo gótico de Hasistejn. Allí nació en la segunda mitad del siglo XV el escritor, poeta y viajero Bohuslav Hasistejnský de Lobkovic. Este culto y erudito hidalgo formaba parte de la corriente de los humanistas europeos que potenciaban el renacimiento de la cultura grecolatina de la Antigüedad, casi por completo olvidada durante la Edad Media. Hasistejnský que escribía sus obras en latín, gozaba en su tiempo de renombre europeo.

Hasistejnský, nacido en 1461, fue educado con sus tres hermanos mayores en la fe calixtina, pero durante los estudios en Italia se convertiría al catolicismo. Desde 1475 frecuentó la universidad de Bolonia y desde 1481 la de Ferrara donde obtuvo el título de Doctor en Derecho Canónigo.

En aquella época en Italia una legión de humanistas llevaban a cabo la resurrección del mundo grecolatino. Allí se contagió de la fervorosa admiración hacia la Antigüedad también Bohuslav Hasistejnský, siendo uno de los primeros checos que leyeron en el original no sólo a los clásicos latinos sino también a los griegos.

En los años 1490 y 1491 este culto hidalgo realizó, como uno de los primeros checos, un largo periplo por la cuenca del Mediterráneo, cuna de las civilizaciones de la Antigüedad. Hasistejnský viajó desde Bohemia a Venecia donde se embarcó en un navío que lo transportaría a Palestina tras hacer escalas en Creta, Rodas y Chipre. En Tierra Santa visitó, al igual que otros peregrinos, varios lugares bíblicos. Después viajó a Egipto donde conocería la sede del sultán en el Cairo y Alejandría.

El hidalgo checo volvió a surcar las aguas del Mediterráneo y tras hacer escalas en las islas de Quíos y Chipre llegó a Asia Menor donde recorrió las ruinas de Éfeso, a orillas del mar Egeo. En la Antigüedad la ciudad poseía un templo consagrado a Artemisa, considerado como una de las siete maravillas del mundo.

Hasistejnský se trasladó seguidamente a la península del Peloponeso y a Sicilia. Fue el primer checo en visitar Túnez y las ruinas de Cartago, en la Antigüedad una poderosa República marítima fundada por los fenicios. El viajero que terminó su largo periplo mediterránico en la ciudad italiana de Tarento, describiría sus andanzas en un libro de viajes y en un poema en latín titulado "Elegia de peregrinatione sua".

Tras fracasar en sus intentos de hacer una carrera eclesiástica, el culto humanista se retiró a su castillo de Hasistejn donde reunió una magnífica biblioteca que contaba con 750 manuscritos e impresos de obras de autores de la Antigüedad y contemporáneos, cantidad asombrosa para la época.

Con su hermano Václav reunió también una colección de instrumentos astronómicos y fue el primer checo en poseer un globo terráqueo. Para Hasistejnský fue un artefacto imprescindible porque se interesaba apasionadamente por los viajes de descubrimientos.

Bohuslav Hasistejnský de Lobkovic es considerado como el fundador de la corriente del humanismo latino en Bohemia. Su obra literaria, escrita en latín, es muy vasta y multifacética. Compuso extensas obras en verso en las que se reflejaba el acontecer político y sus vivencias personales. Escribió poemas ocasionales, espirituales y amorosos, aprovechando sus excelentes conocimientos de la métrica de la Antigüedad. Uno de sus poemas latinos fue dedicado al invento de la imprenta. Conocida es la Oda al balneario de Karlovy Vary, de 1503, que se titula en latín "In thermas Caroli IV".

Hasistejnský fue autor de prosa filosófica. Mencionemos sus obras "De miseria humana", "De avaritia", "De felicitate". La obra literaria de Bohuslav Hasistejnský de Lobkovic fue admirada por los humanistas checos y extranjeros. Como escritor de prestigio europeo contribuyó a la resurrección del latín clásico y reanudó los lazos culturales de Bohemia con Europa, rotos durante las guerras husitas que tuvieron lugar en la primera mitad del siglo XV.

Archivado en: