La Catedral de Barcelona conserva papiros del siglo VI todavía no descifrados

Barcelona | EFE 02/10/2007

La catedral de Barcelona conserva un conjunto de papiros de en torno al siglo VI todavía no descifrados por los especialistas, según un estudio presentado hoy por la revista Auriga y la organización Capital de la Cultura Catalana.

Según este informe, se trata de diez papiros que están depositados en el Archivo Capitular de la Catedral de Barcelona, y además en seis de ellos no se ha podido determinar en qué lengua fueron escritos. Este conjunto de papiros forma parte de la segunda fase de la investigación del Inventario Papirológico de Cataluña.

Montserrat Tudela, directora del Inventario Papirológico de Cataluña, ha señalado que "son los papiros más grandes hallados hasta ahora en las principales colecciones del mundo y los mejor conservados". Tudela ha informado de que lo único que se ha podido saber es que uno de los papiros es un documento merovingio y otro es de época romana.

Estos documentos antiguos se encontraron en la tapa de piel de un códice conocido como las "Homilies de Sant Gregori", datado antes del siglo VIII. De la encuadernación primitiva sólo quedaba en 1919 la tapa posterior, una tapa de piel bastante deteriorada y que en su interior tenía papiros, dispuestos en pliegues y dos hojas de pergamino. Basándose en la paleografía se ha fijado la procedencia del códice, y por tanto, de los papiros, en la Francia merovingia.

Tudela ha comentado que la encuadernación primitiva que contenía los papiros probablemente se hizo en el mismo centro que produjo el códice, y "si no hubiera sido así sería difícilmente explicable la presencia de un documento merovingio entre estos papiros".

Las mismas fuentes han conocido que en 1927, cuando se enviaron a restaurar a la Biblioteca Apostólica Vaticana diversos documentos de los archivos eclesiásticos catalanes en soporte papiro, también se incluyó la tapa de las "Homilies de Sant Gregori".

Al finalizar la restauración, se devolvieron los fragmentos de papiro y los pergaminos, aunque, asegura el informe, algunos se quedaron en el Vaticano y nunca más fueron devueltos.

Archivado en: