Un paseo por la calzada romana de Galapagar

Mª Carmen Cruz Martín | Madrid www.madridiario.es 16/01/2008

Desde este miércoles ya se puede visitar la antigua calzada romana Vía Antonina a su paso por Galapagar. Y es que la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid la ha restaurado, por lo que está incluida en el Plan de Yacimientos Visitables de la región.

A principios de nuestra era, entre los años 213 y 217 d. C., los romanos construyeron una calzada, la Vía Antonina, que unía Mérida con Zaragoza. Esta calzada pasaba por Segovia, atravesaba Galapagar, seguía por Titulcia y Alcalá de Henares, y de ahí llegaba hasta Zaragoza.

De aquella antigua Vía Antonina, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha conseguido recuperar el tramo que pasa por Galapagar, ubicado en la vía pecuaria "Cordel de Suertes Nuevas, en el entorno del Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama. Se trata de un tramo de unos 200 metros de longitud y ocho metros de ancho, que viene del Puerto de Fuenfría.

"Para poder restaurar este tramo, lo primero que tuvimos que hacer fue solucionar el problema del agua porque la zona estaba encharcada y crecía muy rápidamente la vegetación", aseguró Jesús Rodríguez, arqueólogo encargado del proyecto. En este sentido, el director general de Medio Natural, Miguel Allué, explicó que "se tuvo que construir una canalización longitudinal, paralela a la calzada, para drenar el agua que se acumulaba con la lluvia".

Los trabajos de restauración, que duraron quince meses y ha contado con una inversión de 18.000 euros, también consistieron en la limpieza y recuperación de las grandes lozas que formaban la calzada y que en muchos casos habían sido robadas o desplazadas a otros lugares. "Creemos que las losas no son de la época romana, pero aún así son importantes porque por su colocación podrían ser del siglo XVI. Entonces también se utilizaba esta calzada", indicó Rodríguez.

También se ha restaurado una antigua alcantarilla ubicada en la vía romana, así como el puente del Toril, construido en el siglo XVIII. Además, actualmente se está trabajando en la recuperación de la calzada a la altura de Fuenfría en Cercedilla y en Collado Mediano.

"Es un proyecto global de la Dirección General de Patrimonio Histórico que tiene por objeto poner en valor lo que es la calzada romana a su paso por Madrid, como elemento clave de comunicación", puntualizó el director general de Patrimonio, José Luis Martínez-Almeida.

Para conocer mejor el origen de estos restos arqueológicos, la Comunidad de Madrid ha incluido esta vía dentro del Plan de Yacimientos Visitables de la región.

Archivado en: