Atenas devuelve dos estatuas antiguas a Albania

Atenas | EFE 07/02/2008

El ministro de Cultura griego, Mijalis Liapis, devolvió en Atenas a su homólogo albanés, Ylli Pango, dos estatuas de mármol que datan de hace unos dos milenios y que habían sido robadas por contrabandistas en 1991 del museo de Butrinti, en el sur de Albania.

Se trata de dos estatuas sin cabeza de la diosa Artemisa y del dios Apolo que datan ambas del siglo II a.C. Hasta 1991 se encontraban en el museo del distrito de Sarande, parte de lo que fue Buthroton (Butrinti), una ciudad griega de la Antigüedad y que pasó por dominio romano, veneciano, francés y otomano.

Estatuas griegas
Liapis informó de que en 1997 el departamento contra el tráfico ilegal de reliquias de Atica entregó las dos estatuas al museo del puerto griego del Pireo, después de que fueran confiscadas a dos coleccionistas privados griegos.

Las estatuas fueron devueltas tras extensas gestiones y pruebas, y después de que Albania firmase en 2002 el convenio de la UNESCO de 1970 para la prevención y prohibición de propiedad y venta ilícita de reliquias. La devolución de las esculturas se efectúa 'dentro del marco de la política helena a favor de la repatriación de antigüedades' que han sido objeto de tráfico ilegal, dijo el titular griego.

Es la segunda vez que Grecia devuelve reliquias a Albania después de que en 2003 entregara tres bustos de mármol de la época romana, que también habían sido confiscados en suelo griego. Liapis reiteró la utilidad de que se desarrolle la colaboración entre los museos, con 'prestamos a largo plazo' de exposiciones.

Por su parte, Pango declaró que se trata de 'un ejemplo en el combate contra el tráfico ilegal de reliquias', alabó la cooperación al respecto entre Grecia, Italia y Albania, y resaltó que Grecia 'tiene una importante cantidad de objetos que debe devolver... (a Albania)'.

La ceremonia se llevó a cabo en el anfiteatro del nuevo Museo de la Acrópolis de Atenas que se inaugurará a fines de año. En ella se ha creado una sala para recibir los frisos del templo del Partenón de la Acrópolis, llevados a fines del siglo XIX a Inglaterra por el diplomático Lord Elgin, desde una Grecia regida entonces por el imperio otomano.

El Museo Británico de Londres ha rehusado a devolver las reliquias a Grecia con el argumento de que no desea sentar un precedente que dé pie a reivindicaciones de antigüedades por parte de otros países.

Archivado en: