El proyecto del Templo de Diana estará listo a mediados de 2010

Juan Soriano | Mérida www.hoy.es 14/06/2008

La Consejería de Cultura de la Junta convoca el concurso para adecuar una gran plaza pública La intervención tiene un presupuesto de 3,3 millones de euros y un plazo de ejecución de 19 meses.

En un plazo de dos años, los ciudadanos de Mérida y los visitantes que acuden a la capital autonómica podrán contemplar el Templo de Diana en todo su esplendor. La valla que hoy encierra al monumento desaparecerá, y en torno al edificio romano se habilitará una plaza pública que combinará los usos turísticos con los sociales y culturales.

La Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura ha convocado el concurso para la adecuación del entorno del Templo de Diana de Mérida. De esta forma, se da un paso más después de que la administración regional adjudicara en el año 2006 al arquitecto extremeño José María Sánchez el concurso de ideas sobre la actuación en el monumento romano. Ahora, más de dos años después, su proyecto está más cerca de tomar forma con la contratación de la empresa que ejecutará la construcción de su propuesta.

Tal como publicó ayer el Diario Oficial de Extremadura, esta intervención contará con un presupuesto de algo más de 3.370.000 euros (inferior al previsto por la Junta). El 17 de julio terminará el plazo de presentación de ofertas, y a lo largo del verano se procederá a adjudicar el concurso.

A partir de la firma del contrato, la empresa que resulte elegida dispondrá de 19 meses para llevar a cabo los trabajos. Teniendo en cuenta todo este proceso, se estima que el proyecto estará concluido a mediados del año 2010.

El proyecto
El propósito de la Consejería de Cultura y el Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida con el concurso de ideas convocado en el año 2005 para adecuar una gran plaza en el entorno del Templo de Diana era recuperar este espacio para la vida pública, tal como era en su origen el foro de la colonia, lugar de decisión política y administrativa situado en el corazón de Emérita Augusta.

El objetivo básico era tapar las medianeras de las casas colindantes con un edificio que ejerciera de marco neutro al Templo de Diana, erigido como protagonista sobre un lugar de paso y de encuentro. Tal como se dijo entonces, el proyecto se podría completar en el futuro con la adecuación de un centro de interpretación en el interior del monumento, lo que lo haría visitable.

La propuesta elegida fue la presentada por José María Sánchez. Su idea consiste en instalar una plataforma que recorra el entorno del monumento. Con esta disposición se generan dos espacios, uno inferior situado a pie de la plaza y otro superior a la altura de las columnas del templo. También habrá un sótano. Esta plataforma enmarcará al monumento en tres de sus costados, incluyendo un solar de la calle Santa Catalina.

El espacio entre esta plataforma y las medianeras que se pueden apreciar en la actualidad será cubierto por locales que tendrán distintos usos, principalmente comercial, pero también administrativo y turístico. La Junta de Extremadura espera contar con cerca de 1.500 metros cuadrados de superficie útil.

Como recoge el proyecto, el público accederá al edificio desde la plaza que se creará en la cota básica del templo. En total, a esta altura se estima crear seis locales con entradas independientes, cuatro de 34 metros cuadrados y dos de 52. La superficie útil total será de 381 metros.

En la planta sótano se dejará una franja libre en uno de los laterales del solar que se podrá utilizar como lugar de exposiciones. Este espacio, contando con las zonas de servicio y distribución, tendrá una superficie útil de 660 metros cuadrados.

En la planta primera habrá una zona elevada, a la misma cota de las columnas del monumento, con más locales, un total de nueve, con superficies comprendidas entre los 22 y los 85 metros cuadrados. A este lugar se accederá desde los dos laterales de la U. La superficie útil de la planta será de 487 metros cuadrados.

Archivado en: