Inauguración del Museo Nacional de Arqueología Subacuática ARQUA


Ministerio de Presidencia 26/11/2008

En Cartagena, Murcia, en una ceremonia presidida por la infanta Cristina.

El Ministerio de Cultura ha invertido 20,3 millones de euros en la puesta en marcha de esta institución única y pionera. La propuesta museográfica conjuga las nuevas tecnologías con una esmerada presentación de las colecciones. Se han programado unas jornadas de puertas abiertas desde mañana hasta el próximo domingo, día 30. Previamente a la inauguración, el ministro de Cultura ha presidido la reunión constitutiva del patronato del Museo.

Este miércoles se ha inaugurado en Cartagena, Murcia, el Museo Nacional de Arqueología Subacuática ARQUA, un museo estatal único y pionero en muchos aspectos, en el que el Ministerio de Cultura ha realizado una inversión total de 20.300.128,37 euros. El acto de inauguración ha sido presidido por su Alteza Real la Infanta Cristina, que ha estado acompañada por el ministro de Cultura César Antonio Molina y numerosas personalidades de la vida política y cultural de la Región de Murcia.

Arqueología subacuática y recursos tecnológicos
Por primera vez se abre al público un museo cuya actividad se centra en la arqueología subacuática. Existen museos marítimos, navales, de arqueología, del mar o mediterráneos pero ARQUA -como institución eje del Plan Nacional de Protección del Patrimonio Cultural Subacuático que el Ministerio de Cultura puso en marcha en el año 2007- es precursora en su presentación a la ciudadanía de esta materia. Ahora, desde un punto de vista estrictamente científico pero con un lenguaje sugerente y comprensible para todos, el público podrá conocer qué es exactamente ese Patrimonio Cultural Subacuático, cómo se protege, se excava y se conserva, qué conocimientos nos aporta sobre nuestro pasado, y todo ello ilustrado con una selección de los principales materiales arqueológicos conservados por el Museo, entre los que sobresalen los restos de las embarcaciones de época fenicia halladas en Mazarrón, un excepcional conjunto de colmillos de elefante también de tiempos fenicios, un nutrido grupo de ánforas de varias épocas, anclas, lingotes… y otras piezas que son muestra singular de la riqueza y diversidad de nuestro patrimonio bajo el mar.

El uso y la variedad de las nuevas tecnologías que acompañan a estas piezas en la exposición permanente de ARQUA es otro de los aspectos más destacables del Museo. Para facilitar la comprensión y resultar atractivo se han utilizado novedosos recursos interactivos, producciones audiovisuales, escenografías y elementos manipulables, diseñados en exclusiva para el Museo, con el objeto de ser utilizados y resultar de interés para una amplia variedad de público.

El Museo sumerge al visitante en un mar de 250 pantallas de LEDS que hacen de esta instalación la más grande de Europa aplicada a una producción museográfica. El elemento central de la escenografía del Museo es la gran reproducción del pecio del Mazarrón, a escala 1:1, que muestra los restos del barco, sus objetos tal y como se encontraron, y parte de la caja de seguridad que se construyó para su conservación.

Frente a estos recursos también se presenta un espacio dedicado a la arquitectura naval que contiene cuatro secciones de barcos realizados de forma artesanal, fiel al ensamblaje original de la época, construidos con maderas de explotación sostenible. Culmina la propuesta expositiva en el lucernario, el gran escaparate que da a la plaza del Museo, donde se suspenden del techo la estructura en hierro de dos grandes embarcaciones: una kyrenia griega y una coca medieval.

Un edificio singular, interactivo y accesible
Se trata de una propuesta museográfica en la que se conjugan las nuevas tecnologías con una esmerada presentación de las colecciones, para que sea interactivo y accesible. El edificio tiene una superficie construida total de 5.912,00 m2. La superficie útil es de 5.375,06 m2 de los que 1.587 m2 corresponden a exposición permanente, 492,39 m2 a exposición temporal y 185,31 m2 a almacén visitable, lo que hace un total de 2.264,7 m2 dedicados a exposición.

El museo resulta ejemplar en su apuesta por la accesibilidad total, al incorporar en todos los aspectos de su relación con el público los recursos necesarios para resultar accesible, en sus espacios y en su contenido, tanto al público general, como a aquel que cuenta con alguna discapacidad. No tiene barreras físicas en sus áreas públicas, dispone de dispositivos tecnológicos para eliminar las barreras de comunicación, y está prevista en breve la incorporación de un servicio de audioguías y signoguías que cuentan con recorridos especiales en lengua de signos para personas con discapacidad auditiva y de audiodescripciones para personas con discapacidad visual.

El propio edificio es otro de sus atractivos, obra del arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra. El proyecto fue seleccionado por su calidad arquitectónica para ser expuesto en el MOMA de Nueva York en On site: nueva arquitectura española , exposición dedicada a los proyectos arquitectónicos contemporáneos españoles, que estuvo posteriormente en Madrid.

La ubicación del edificio en el paseo marítimo de la ciudad de Cartagena y su misma concepción, con un programa de espacios pensado para que ARQUA no sólo sea un lugar de exposición sino también punto de encuentro cultural, facilitan enormemente su integración en la vida urbana y la relación con la ciudadanía.

El Museo posee los espacios propios de una institución de estas características como salas de exposición, almacenes, zonas de administración, investigación, mantenimiento, restauración, etc. Cuenta con una gran plaza pública y con una amplia zona de acogida, un luminoso y espectacular espacio con vistas privilegiadas sobre la bahía de Cartagena, destinado a cafetería y restaurante, un salón de actos equipado con todos los recursos tecnológicos que hacen posible celebrar desde congresos hasta representaciones de teatro, espacios para la realización de actividades y talleres didácticos, una amplia y versátil sala de exposiciones temporales y una tienda. Para dar servicio a estudiosos e investigadores, el Museo cuenta también con una completa y moderna biblioteca especializada, y parte de sus almacenes concebidos como visitables.

Archivado en: