Estancia Piedra organiza simposios literarios en torno al vino con destacados especialistas

Maite Barrio | Zamora www.laopiniondezamora.es 07/03/2009

La actividad se completa con una exposición sobre Homero y cuenta con la participación, entre otros, de Manuel Rodríguez Tobal y Luis Alberto de Cuenca.

Bodegas Estancia Piedra de la D.O. Toro ha querido llevar más allá el concepto cultural del vino poniendo en marcha un programa que bajo el título "Leyendas del Vinotauro, Estancia Piedra", propone utilizar el vino como «pretexto» para propiciar encuentros literarios, como ha señalado la directora de la bodega Inmaculada Cañibano, quien en la mañana de ayer presentó el proyecto en Valladolid junto al diputado de Cultura y Turismo de la Institución provincial de esta ciudad, Alejandro García y uno de los responsables de la organización de los encuentros, Pedro Conde.

La actividad se desarrollará en colaboración con la Diputación vallisoletana, con quien la bodega mantiene un acuerdo de este tipo a través de Turisvall, un organismo semipúblico en el que están inscritos catorce bodegas que representan a todas las denominaciones de origen de la provincia pucelana, en la que también se encuentra la D.O. Toro.

La iniciativa, como ha explicado a este diario Inmaculada Cañibano, persigue recuperar el sentido original de la palabra simposio, «ahora muy colonizado por los médicos pero que los griegos entendían como el acto de beber en compañía para conversar», como también explicó Pedro Conde y recoge Europa Press. En el mismo sentido la directora de la bodega ha reiterado la intención de proponer al vino como pretexto de una conversación, «no como el protagonista de la misma», y en este caso como excusa para diversos simposios que repasan la historia que vincula a este caldo con la literatura. Los dos primeros simposio tendrán lugar en la denominada "Villa del libro", es decir, Urueña, con la que Estancia Piedra también tiene suscrito un convenio de colaboración según el cual existe una entrada conjunta para los turistas que quieran visitar las instalaciones culturales de la localidad vallisoletana y las de la bodega, cuyas instalaciones acogerán los otros dos simposios.

El primer simposio tendrá lugar el próximo jueves día 26 de marzo a las 19.00 horas en el Centro e-LEA. Su título es "Ningún otro árbol plantes primero que la vid. (El descubrimiento del vino en Grecia)" y su responsable será Juan Manuel Rodríguez Tobal, coordinador, además, de la programación, según ha apuntado Inmaculada Cañibano. En el mismo espacio y a la misma hora pero esta vez el día 21 de abril, Pedro Conde será el encargado de presentar el simposio "Alma vid: la viticultura en las Geórgias de Virgilio". Ya el próximo 7 de mayo Juan Gómez Pallarés disertará sobre la vinculación del vino con la muerte en la charla titulada "En la piedra y en el vino, la inmortalidad", mientras que el 18 de junio el simposio "In taberna quando sumus" será organizado por Luis Alberto de Cuenca. La programación se completa con una exposición titulada "Homero Deco" que recoge 48 aguadas para la Iliada y la Odisea de Eduardo García Benito, y que se mantendrá abierta durante los cuatro meses en la bodega.

Estos dos últimos simposios tendrán lugar en las nuevas instalaciones que Estancia Piedra está levantando en la finca donde se encuentra la bodega, y las cuales tienen como fin convertirse en un centro que aúne la cultura y la tradición. Este programa se enmarca en la importancia que esta bodega dedica a las visitas -ha contratado dos personas solo para atenderlas- y no solo eso, también a sus viticultores con quienes celebra fiestas tradicionales como San Isidro o San Andrés. La bodega, afirma, recibe visitas diariamente, incluso sábados y domingos. Y es que su directora tiene claro que «el vino es el mejor embajador que tenemos en Toro; no podemos mandar la Colegiata, pero una botella de vino se puede llevar o enviar a cualquier sitio; se trata de cerrar el circuito, de manera que el vino sale de la bodega y llega a la mesa de una restaurante de Nueva York, por ejemplo, y quien lo disfruta quiere averiguar algo del lugar de donde proviene o incluso ir directamente a ese lugar, y eso nos ha pasado». Así mismo subraya que, «cuando las bodegas fomentamos el turismo, no lo hacemos solo para nosotros» y destaca que el tipo de personas que visitan la zona son «de clase media, es decir, turistas que van a dejarse un dinero».

Archivado en: