Un grupo de estudiantes utilizan un 'gnomon' para medir el radio de la Tierra

Valencia | EFE 27/03/2009

Estudiantes y astrónomos de la Universidad de Valencia han medido, con un "gnomon" o antiguo instrumento de astronomía consistente en un palo vertical, el radio de la Tierra, en el marco de un proyecto de observación que se realiza hoy simultáneamente en España, 24 siglos después de la experiencia del griego Eratóstenes.

El astrónomo del Departamento de Astronomía del Campus de Burjasot, Enric Marco, ha relatado a EFE que se trata de una actividad que forma parte de la programación del Año Internacional de la Astronomía, en conmemoración a los cuatro siglos de las primeras observaciones telescópicas de Galileo Galilei.

En la medición realizada desde Valencia han participado alumnos del departamento de Astronomía del campus de Burjasot y del Observatorio Astronómico del campus de Paterna, ambos de la Universidad de Valencia.

Marco ha precisado que la "propuesta permitirá a los alumnos de unos 900 centros españoles repetir la experiencia de Eratóstenes, el primer astrónomo que midió el radio de nuestro planeta hace veinticuatro siglos utilizando un simple palo".

Los estudiantes han instalado en el campus de Burjassot-Paterna dos "gnomon", o antiguos instrumentos de astronomía con los que se determinaba el acimut y altura del sol, para medir sus sombras.

Marco ha precisado que "la observación consiste en la medida repetitiva de la longitud de la sombra de un palo vertical o "gnomon" a lo largo de las horas previas y posteriores a mediodía solar que actualmente se produce alrededor de las 13:07 horas".

"La comparación con otras medidas similares obtenidas en otros lugares de España hará posible obtener una medida del radio de la Tierra, de manera similar a como lo hizo Eratóstenes".

El proyecto, que surgió en España y al que se han sumado escolares de varios países, ha permitido a los estudiantes repetir la experiencia que ideó el sabio matemático Eratóstenes, en el siglo III antes de Cristo.

La historia relata que al griego le habían contado que en Siena (hoy Asuán, en Egipto) al mediodía del solsticio de verano si colocabas una vara en un punto determinado no hacía sombra, porque los rayos caían perpendiculares al Sol. Sin embargo, en Alejandría, donde él vivía, no ocurría lo mismo.

La diferencia sólo tenía explicación si la Tierra era esférica y si los rayos del Sol, que estaba muy lejos, llegaban paralelos a la superficie del planeta. Por ello, los rayos solares, en ese momento del solsticio en Alejandría formaban un ángulo, equivalente a la diferencia de latitud geográfica entre Siena y Alejandría.

De ello, Eratóstenes dedujo que si medía ese ángulo y la distancia entre las dos ciudades, podría determinar el radio de la circunferencia de la Tierra, que hoy se sabe que es extactamente de 6.371 kilómetros, de media. Algunos aseguran que con su método, el griego erró sólo un 1%, aunque otros consideran que fue mayor, lo que no quita un ápice de valor a su ingenio.

El astrónomo ha indicado que los 900 centros españoles donde se llevarán a cabo estas observaciones enviarán sus datos a una web de Internet de un centro coordinador, que. tras su evaluación, ofrecerá la medida exacta del radio de la Tierra.

Según la astronomía moderna, el radio ecuatorial de la tierra es de 6.378 kilómetros, mientras que su radio polar es de 6.356 kilómetros, con un radio medio volumétrico de 6.371 kilómetros.

Archivado en: