Emérita Augusta, la Roma de Extremadura

www.vuelaviajes.com 24/01/2010

Situada al suroeste de España y al norte de la provincia de Badajoz, la ciudad de Mérida se encuentra en el centro geográfico de la región. Desde el año 1993 ha sido considerada Patrimonio de la Humanidad por la cantidad de edificios públicos, monumentos y estructuras de la época romana que conserva. No obstante, esta presencia de historia contrasta con la modernidad de sus edificios de nueva construcción, en una serena convivencia entre pasado y futuro. Gracias a su papel como capital de Extremadura, su inmejorable ubicación geográfica y las excelentes infraestructuras en la red viaria, Mérida dispone de una amplia oferta hotelera.

Historia
Emerita Augusta, fue fundada por Octavio Augusto, en el año 25 d.C., para los soldados licenciados de las legiones veteranas de las Guerras Cántabras. De ahí el nombre de emérita (eméritus en latín significa retirado), haciendo alusión a los soldados jubilados con honor.

Durante siglos, Emérita Augusta vivió una etapa de gran esplendor hasta la caída del Imperio Romano de Occidente, convirtiéndose en un importante centro jurídico, económico, cultural y militar. Prueba de este esplendor son los edificios que aun perduran como testimonio viviente de una cultura que también es la nuestra.

Legado arquitectónico

Teatro y anfiteatro. Estas dos soberbias construcciones conforman el conjunto más importante de la ciudad:

Teatro. Destaca por ser el mejor conservado de occidente que data del año 15 a.C., y por su escenario, construido por Trajano en el siglo II d.C. Lo más destacado de este magnífica edificación son la escena y la orchestra. De los graderíos, es notable el estado de conservación de su sistema de vomitorios y galerías, además del revestimiento que los cubre.

Cada año, en la temporada estival, se realizan representaciones teatrales y actuaciones de cantantes que atraen a miles de visitantes.

Anfiteatro. A pesar de su estado, la estructura es perfectamente visible. Lo más interesante de esta construcción es el palco de autoridades, situado frente a la entrada principal. Fue inaugurado en el año 8 a.C. y su capacidad se estima en unos 15.000 espectadores.

Casas romanas. Existen varias villas romanas en diferente estado de conservación pero las más interesantes son las del mitreo y la del anfiteatro. En ellas se pueden observar el hipocausto (sistema de calefacción por el suelo) y los pavimentos:

Casa del Mitreo. Su nombre se debe a que en las proximidades se encontraron restos de un santuario dedicado a Mitra (dios de la luz solar, de origen persa y adoptado por los romanos). Su antigüedad se estima entorno al siglo II d.C., y en ella se pueden observar el atrio, el peristilo y un mosaico con motivos cosmológicos, además de la estructura general de toda la edificación, gracias a un sistema de plataformas elevadas.

Casa del Anfiteatro. En las inmediaciones del anfiteatro se pueden visitar dos casas. Una data del siglo I d.C., en la que se puede observar su peristilo (galería de columnas que rodean el interior de la casa). La otra, data del siglo II d.C., de la cual destacan sus interesantes mosaicos y su hipocausto.

Alcazaba y puente romano

La alcazaba ofrece la posibilidad observar los restos de tres culturas diferentes: romana, visigoda y musulmana, puesto que fue construida en el año 835 d.C. (tras la ocupación musulmana) sobre unas ruinas romanas y visigodas.

Las dimensiones del puente son de 792 metros de largo por 12 metros de alto y unos 60 arcos. Ha sido reconstruido en repetidas ocasiones debido a la fuerza de la corriente del río Guadiana, a pesar de sostenerse sobre núcleos de hormigón.

Calzada romana. Existe un tramo en excelente estado de conservación paralelo a un muro.

Casas y tabernas. Se pueden observar varias edificaciones romanas, así como elementos arquitectónicos. Uno de estos edificios importantes en la vida cotidiana eran las tabernas, donde se servían comidas, bebidas y otros alimentos.

Templo de Diana. Su construcción se estima alrededor del siglo I a.C., y debió estar dedicado al culto imperial.

Arco de Trajano. Estaba destinado a señalar la entrada a un recinto sagrado y mide unos 15 metros de altura.

Acueducto de los Milagros. Llevaba el agua desde el embalse de Proserpina hasta la ciudad, salvando el río Abarregas. Mide 830 metros y alcanza 25 metros de altura. Es una magnífica obra de ingeniería.

El circo. Es una de las construcciones peor conservadas. Data del siglo I a.C. y su aforo alcanzaba los 30.000 espectadores. Apenas se pueden apreciar los graderíos, aunque si la parte central, alrededor la cual giraban los carros.

Museo Nacional de Arte Romano. Este museo recopila una interesante colección de materiales encontrados en la zona, que se muestran de forma perfectamente organizada. Existen varias salas donde se explican aspectos fundamentales de la vida y cultura romana.

Archivado en: