La Guardia Civil recupera más de 20.000 piezas arqueológicas expoliadas

Exposición pública de las piezas recuperadas por la Guardia Civilwww.estrelladigital.es 10/11/2005

Aparte de recuperarse objetos "de gran valor histórico y pecuniario", han sido detenidas 6 personas por delitos contra el Patrimonio Histórico.

Agentes de la Guardia Civil han recuperado más de 20.000 piezas arqueológicas expoliadas en dos operaciones contra el tráfico ilícito de objetos arqueológicos expoliados en yacimientos de Cuenca, Castellón, Valencia y Teruel, informó hoy la Dirección General del Instituto Armado.

En la operación, donde se han recuperado objetos "de gran valor histórico y pecuniario", han sido detenidas seis personas por delitos contra el Patrimonio Histórico y se han practicado veinte registros domiciliarios.

La Guardia Civil ha recuperado más de 20.000 piezas arqueológicas romanas, íberas y árabes procedentes del expolio de yacimientos de Castellón, Cuenca, Teruel y Valencia, y ha detenido a seis personas e imputado a otras seis por delitos contra el patrimonio histórico.

La red dedicada al tráfico ilícito de objetos arqueológicos, de la que formaban parte dos comerciantes de numismática, ha sido desmantelada en dos operaciones desarrolladas en la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha.

Según han informado hoy fuentes de la Guardia Civil, los objetos recuperados en las operaciones, coordinadas por el Juzgado de Guardia de Nules (Castellón), tienen "un gran valor histórico y pecuniario".

Las investigaciones se iniciaron cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento a través de las autoridades de Cultura de la Generalitat de que el propietario de un comercio de numismática de Vall d'Uixó (Castellón) podía dedicarse al expolio, receptación y comercialización de objetos arqueológicos.

Tras establecer un dispositivo de control y vigilancia, se identificó a las personas que suministraban los objetos expoliados, así como los coleccionistas que posteriormente los adquirían en el establecimiento.

Debido al número de personas implicadas y lugares donde desarrollaban su actividad delictiva, los investigadores decidieron llevar a cabo dos operaciones distintas.

En la denominada operación "Castalia", realizada en las provincias de Castellón y Valencia, han sido intervenidos más de 15.000 objetos arqueológicos de gran valor histórico expoliados en yacimientos de la Comunidad Valenciana y Aragón.

En la operación se han practicado 9 registros domiciliarios, se ha detenido en Castellón a J.L.O.D, de 47 años, F.V.I.L, de 34, y J.B.C.E, de 47, y se ha imputado a otras 3 personas, dos en Castellón y una en Valencia.

La operación "Morteruelo", desarrollada en la provincia de Cuenca, se culminó con la detención de J.A.T., de 56 años, J.A.C.C., de 45, y A.G.G., de 36, todos ellos como presuntos autores de delitos contra el patrimonio histórico, y la imputación de otras cuatro personas por los mismos hechos.

En esta operación se practicaron un total de 11 registros domiciliarios y se intervinieron más de 5.000 objetos arqueológicos expoliados en su mayoría en yacimientos de la provincia de Cuenca, así como detectores de metales, cartografía de yacimientos arqueológicos y útiles para limpieza y falsificación de piezas.

En el transcurso de estas operaciones se ha podido determinar que alguna de las personas investigadas falsificaba este tipo de objetos, a los que daba una apariencia adecuada para su posterior comercialización como auténticos.

Tras el análisis de la documentación intervenida, como mapas topográficos de yacimientos arqueológicos, catálogos de monedas y soportes informáticos, se ha averiguado que algunos de los objetos expoliados eran subastados a través de un portal de Internet, cuyos responsables han colaborado con la investigación.

Según las citadas fuentes, los bienes expoliados habrían aportado "importantes conocimientos sobre la historia de las civilizaciones" si hubiera sido "extraídos con metodología científica".

La Guardia Civil recuerda en un comunicado que la Ley de Patrimonio Histórico Español determina que todo objeto arqueológico hallado de forma casual o en excavación previamente autorizada está considerado como bien de dominio público, por lo que debe ser entregado a la administración correspondiente tras su hallazgo.

Archivado en: