Málaga acogerá el estreno nacional de una gran exposición sobre cerámica griega

Antonio Javier López | Málaga www.diariosur.es 07/04/2010

La muestra ofrecerá más de 50 piezas del Museo Arqueológico Nacional.

Casi todas las multinacionales dedicadas al mobiliario desmontable del 'hágalo usted mismo' lanzan un mensaje parecido: tu casa habla de ti, de cómo eres y de qué piensas, de tu manera de estar en el mundo. Una presunción que palidece al comprobar aquellos artículos domésticos que contaban verdaderas historias, como las cerámicas de la antigua Grecia.

Escenas cotidianas, pasajes bélicos, fragmentos mitológicos, encuentros amorosos... los asuntos más diversos decoran estas piezas que han sobrevivido al paso del tiempo para dar testimonio de una civilización. Vestigios conservados en colecciones como las del Museo Arqueológico Nacional, institución de la que proceden las más de 50 obras de 'En el jardín de las Hespérides', la ambiciosa exposición itinerante cuyo estreno nacional tendrá lugar en Málaga.

La cita será en el Museo del Patrimonio Municipal y llegará con el calor. El 5 de agosto está programada la inauguración de este montaje organizado al alimón por el Ayuntamiento de Málaga y la Fundación Unicaja. «Tenemos previsto mantener la muestra hasta el 17 de octubre para que puedan organizarse visitas guiadas para los escolares una vez que se incorporen al curso después de las vacaciones de verano», apostilla el delegado municipal de Cultura, Miguel Briones.

Al otro lado del comité organizador, el director de la Fundación Unicaja, Felipe Faraguna, adelanta que la exhibición se estrenará en Málaga para luego viajar por otras ciudades andaluzas. Cádiz y Almería se presentan como las candidatas con más posibilidades de acoger el proyecto, según el representante de la entidad malagueña.

'En el jardín de las Hespérides' se inspira en otra exhibición itinerante organizada a partir de los fondos del Museo Arqueológico Nacional. Se trata de 'Hijos de Crono', presentada entre febrero y mayo de 2005 en Alicante gracias a la colaboración del Ministerio de Cultura (del que depende el Museo Arqueológico Nacional), la Diputación alicantina y la Caja de Ahorros del Mediterráneo.

Sin embargo, aquella iniciativa se centraba en los vasos de la antigua Grecia, mientras que la propuesta que verá la luz en Málaga abrirá un poco más el abanico. «Además de los vasos, la exposición contará con motivos del teatro griego y máscaras de la época», adelanta Briones.

Un proyecto necesario
Toma la palabra el director de la Fundación Unicaja: «Estamos ante un proyecto muy interesante, muy pedagógico y muy necesario. A la ciudad le hacen falta exposiciones de arqueología. Además, esta muestra se centra en piezas griegas, menos numerosas en la colección del Museo de Málaga, que está más centrado en restos fenicios y romanos. Por tanto, creemos que esta iniciativa plantea un discurso poco frecuente en la oferta expositiva de la ciudad».

De nuevo interviene el delegado municipal de Cultura para apostillar que 'En el jardín de las Hespérides' estaría supervisada, si todo sale según lo previsto, por la especialista del Museo Arqueológico Nacional, Paloma Cabrera, que ya participó en 'Hijos de Crono'. En el catálogo de aquella muestra, Cabrera sostenía: «Los vasos griegos son testimonio de un mundo ya desaparecido, de un pasado en el que se hunden las raíces de nuestra propia cultura, de nuestra visión del mundo y del hombre, de lo que los griegos llamaron 'cosmos'».

La especialista aclaraba que la colección de vasos griegos del museo ofrece un repaso desde los albores de la civilización helena en el siglo VIII a. C., hasta el siglo III a. C., época en la que acontece lo que Cabrera denomina «la 'mundialización' de la cultura helenística, del cosmopolitismo y la expansión de aquella ideas, valores y sistemas sociales y políticos que enlazaron por primera vez al Mediterráneo con el Oriente remoto».
Funciones muy diversas

«Los vasos, sus técnicas, estilos, formas y motivos -añade Cabrera- trazan un detallado mapa de la geografía y el tiempo de la antigua Grecia. Producidos para satisfacer las más más variadas necesidades -transporte, bebida, comida, aseo, acompañar al hombre en su vida cotidiana, en su diálogo con los dioses, en su relación con otros hombres, en el último viaje-, fueron fabricados en todas las ciudades griegas a lo largo de los siglos».
De este modo, Atenas, Corinto, Laconia o Mileto viajaron por todo el mundo conocido a través de la fama de sus piezas de cerámica, restos que ahora recuperan la función embajadora de aquel tiempo. No en vano, Paloma Cabrera defiende: «El vaso griego fue activa propaganda de la vitalidad económica y política de las diferentes 'poleis'». Tanto es así, que la especialista del Museo Arqueológico Nacional no duda en sostener que a través de estas creaciones se puede seguir toda la evolución de la civilización helénica.

Así, entre los vasos griegos que componen el catálogo de la institución nacional se pueden encontrar desde una sencilla copa micénica datada entre el 1300 y el 1250 a. C, hasta una lujosa crátera (vasijas utilizadas en la Magna Grecia como ajuar o incluso monumento funerario) del 340-320 a. C.

Historias sobre la arcilla
Piezas que a menudo parecen libros abiertos, pasajes de historias, fragmentos de diversas mitologías. Como la escena representada en una enócoe (una especie de jarra baja) del 500-490 a. C. En ella aparecen Heracles y Folo. El primero es un héroe y semidiós hijo de Zeus, mientras que el segundo representa a un centauro, que ofrece a Heracles un vino exquisito y peligroso, ya que su aroma atrae a otros centauros menos amistosos.
También destacan un par de lécitos de fondo blanco (vasos de perfumes llamados así por su espesa pasta de arcilla sobre la que se dibuja la decoración) que representan a Apolo (primer cuatro del siglo V a. C.) o a un «difunto junto a su tumba» (444-420 a. C.).

También hay espacio para el humor en estos vasos. Como en la pieza denominada 'Crátera de cáliz con Zeus en escena de Flíacos' (380-370 a. C.). Esta gran copa ofrece una pequeña obra de teatro satírico. Una farsa burlesca cuyo protagonista es nada menos que Zeus, el padre de los dioses. La divinidad aparece vestida como los flíacos, personajes de barriga abultada y ataviados con falos de cuero que se dirigen a una fiesta dionisíaca que promete mucha diversión...

LAS CIFRAS
5 siglos abarca la colección de vasos griegos del Museo Arqueológico Nacional.
10,7 millones de euros es la valoración de las piezas reunidas en 'Hijos de Crono', exposición de la que parte 'En el jardín de las Hespérides'.

LA EXPOSICIÓN
Título. 'En el jardín de las Hespérides'.
Promueven. Ayuntamiento de Málaga y Fundación Unicaja, en colaboración con el Museo Arqueológico Nacional.
Los fondos. Más de 50 piezas de cerámica griega, todas ellas procedentes de la colección del Museo Arqueológico Nacional.
Lugar. Museo del Patrimonio Municipal. Paseo de Reding, 1.
Fechas. Del 5 de agosto al 17 de octubre.

Archivado en: