La cannaba del campamento

León www.diariodeleon.es 22/10/2010

Se trata del único vicus asociado a un campamento legionario de estas características descubierto en España. No hay nada parecido. La concejala popular Mercedes Moro explicaba ayer que era una «ciudad entera». Y tanto. Las últimas excavaciones han sacado a la luz una aglomeración urbana de no menos de siete hectáreas, donde pudieron llegar a vivir cinco mil personas. Vicus o cannaba, lo cierto es que el yacimiento ha sorprendido a los arqueólogos, tanto por su superficie como las estructuras desenterradas y los hallazgos materiales -”monedas antoninianas, recipientes de vidrio, cerámicas, figuras de hueso, broches e incluso una gargantilla de oro y azabache que custodia el Museo de León-”, a pesar de que los descubrimientos que tuvieron lugar durante las obras de la Ronda Sur ya les habían hecho sospechar.

Ad Legionem Septima Gemina (el nombre del vicus) surgió con el establecimiento de la Legio VII, en el siglo I, con lo que siempre estuvo vinculado a la vida campamental. Durante trescientos años, fue la ciudad que sirvió para suplir las necesidades cotidianas de los legionarios.

Hasta el momento, han aparecido una decena de edificios de grandes dimensiones, si bien la mayoría de ellos puede clasificarse como dependencias artesanales. Asimismo, han aparecido algunas calles y un horno cerámico.

Estos descubrimientos hay que ponerlos en relación con los que se exhumaron en el 2001. Entonces, aparecieron vestigios de cuatro viviendas orientadas del sureste al noroeste. Se trataba de estancias rectangulares, una de las cuales presentaba una planta basilical, terminando esta hipotética nave central en un ábside de planta cuadrada. Asimismo, en los niveles arcillosos aparecieron evidencias destacables. Es el caso de un gran número de elementos médico-quirúrgico (mangos de escalpelo, cinceles, pinzas para tumores o flebótomos), así como de terra sigillata, como platos o cuencos.

Sin planeamiento oficial, los vicus carecían de edificios públicos y administrativos y no tenían un estaus legal específico. Su desarrollo se encaminaba de manera directa a aprovecharse de las tropas romanas, que tenían pocas o ninguna manera de distracción cuando no estaban de servicio. Como la mayoría de las ciudades que había junto a los campamentos, proveían de entretenimiento y bienes a la guarnición y muchas de ellas desarrollaron industrias de significativa importancia.

MÁS INFO:
La conexión con La Lastra depende de los restos de Puente Castro

Archivado en: