Los «caminos del agua» de Mérida

E. M. R. | Mérida www.larazon.es 25/12/2010

Se han habilitado tres rutas senderistas alrededor de la urbe que ponen en relieve antiguas canalizaciones romanas. Se trata de 24 km en los que se puede observar y aprender sobre la fauna y la flora de la ciudad.

Emérita Augusta señala con su nombre, aún hoy, el recuerdo del Imperio Romano. Desde que Octavio Augusto la bautizara para la posteridad en el 25 a C hasta hoy, más de dos mil años después, Mérida lleva impreso en su ADN el legado de quien pasó por la Península expandiendo su idea de civilización. Los tesoros que conserva han servido para que fuera declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Corría el año 1993. La actual urbe extremeña, de cerca de 60.000 habitantes, afronta el pasado con afán conservacionista y mira al futuro, incluso al más inmediato, el de 2011, con el espíritu de una metrópoli moderna. Porque los problemas de los vecinos del siglo XXI necesitan soluciones contemporáneas. Los planes intentan adaptar la huella de la actividad humana a la capacidad de resistencia del medio natural.

El año 2011 se presenta cargado de planes medioambientales. El primero tendrá lugar el próximo mes de enero. En el marco del Plan E, Mérida estrenará su primera planta de biomasa, que pondrá en circulación los residuos de la poda y la siega en forma de compost ecológico para parques y jardines. Un total de cuatro trabajadores para una producción anual estimada de 1.200 toneladas al año. En Extremadura también se han dado cuenta de las posibilidades laborales relacionadas con el medio ambiente. Y, aunque en este caso, sólo son cuatro puestos, según datos del Observatorio de Empleo de Extremadura, en los últimos dos años se han generado más de 7.000 nuevos empleos en la Comunidad relacionados con energías renovables, reciclaje y depuración de aguas.

La empresa FCC, encargada de servicios de recogida de basuras, sigue remodelando sus flotas en la Comunidad y ha comenzado a sustituir los camiones de recogida por otros más modernos de carga lateral, en la vecina Badajoz. También para 2011 empezarán a definirse las primeras líneas de actuación del Plan de Movilidad Sostenible, en el que trabajan técnicos de transporte urbano y especialistas universitarios. Lo más relevante, el Plan director de la bici, que cuenta con tres puestos de alquiler de bicis públicas y que ampliará su oferta a primeros de año con instalaciones en hoteles y a la salida de los aparcamientos públicos. También se sustituirá la actual flota de autobuses de las 12 líneas en servicio por vehículos menos contaminantes. Otro propósito para el nuevo año. Instalar puntos de recarga experimentales para coches eléctricos y terminar de diseñar el mapa de ruido de la ciudad.

Canalizaciones romanas
Dos planes de acción sobresalen en Mérida. Por un lado, el proyecto de los caminos del agua romana, que ha contado con financiación de la Fundación Biodiversidad. Aúna turismo sostenible con la recuperación natural; se han habilitado tres rutas senderistas alrededor de la ciudad que ponen en relieve antiguas canalizaciones romanas. Son 24 km inaugurados en 2010, en los que han sacado a la luz restos arqueológicos cubiertos por vegetación. Mientras se disfruta de un paseo, se puede observar la fauna y la flora de este enclave de la Vía de la Plata. «Cuanto más se usa, más se cuida», explica Alfonso Gómez Morcillo, jefe de Servicio Municipal de Medio Ambiente.

El Plan Urban, es otro de los puntos clave de esta reconversión verde. Este proyecto intenta regenerar el tejido social económico y medioambiental de los cuatro barrios más degradados. Situados en el margen izquierdo del río Guadiana, se están repoblando sus jardines y plazas. «Una vez que tengan los espacios físicos, llegarán los contenidos», explican desde el Ayuntamiento. Esta zona que integra las barriadas de San Antonio, Cruzcampo, Nueva Ciudad y Bellavista, están, según fuentes del Ayuntamiento, al borde la marginalidad, suman una población de 15.000 habitantes y serán los protagonistas en los próximos años (hasta 2013) de acciones «intangibles».

Además, se está intentando recuperar la Ribera del Guadiana a su paso por San Antonio. Esta zona de cerca de un kilómetro de largo y 100 de ancho, sólo cuenta con 150 metros de arbolado. El proyecto, en fase de licitación, contempla el ajardinado del área (ahora un 65 por ciento es solar), con la incorporación de senderos, cabañas para pescadores y puntos de observación de aves.

En una ciudad con tanta historia ¿dónde acaba la conservación del patrimonio y cómo se integra la modernidad? Una de las acciones del Ayuntamiento es la Plataforma única. Todo el centro histórico se está acondicionando para la accesibilidad universal, sin aceras y cubriendo los alcorques. Aquí cualquier obra de construcción pasa el examen del Consorcio de la Ciudad Monumental, entidad pública integrada por la Junta de Extremadura, el Ministerio de Educación, la Diputación Provincial de Badajoz y el Ayuntamiento de Mérida. Un equipo de arqueólogos valora los restos encontrados, antes incluso del resto de trámites administrativos habituales y que multiplican los presupuestos. Es el precio de ser Ciudad Patrimonio y disfrutar de unas excelentes vistas al mundo antiguo.

Uno de los últimos hallazgos, ha sido en el antiguo cuartel Hernán Cortés, donde se pretendía levantar «un compacto cultural», explica Estrella Gordillo, delegada de Urbanismo. En los últimos meses han aparecido trazas de termas romanas, mosaicos y mausoleos. Ahora se trata de definir dónde se puede construir y dónde hay que preservar y revalorizar.

Archivado en: