Pistillus, antiguo y famoso alfarero descubierto en Autun

Mahaut Tyrrell | Autun (Borgoña, Francia) www.inrap.fr 03/01/2011

La excavación arqueológica que los arqueólogos del Inrap han llevado a cabo en el norte de Autun –por prescripción del Estado (Drac de Bourgogne) y en el marco de un proyecto de construcción de viviendas destinadas a las personas que reciben ayuda social ha revelado a una manzana de habitación antigua. Los primeros estados pertenecen a principios del siglo I d. C., es decir a la Època de la fundación de la ciudad, que se remonta al primer emperador romano Augusto (27 a. C. – 14 d. C.), del que lleva el nombre, Augustodunum.

Regalo de Roma a una población aliada desde hace tiempo, la ciudad de Autun reemplaza la capital gala de los Eduenses, el oppidum de Bibracte situado en el monte Beuvray y se vuelve una de las ciudades más importantes de Galia del norte, siendo sus puntos de fuerza su artesanÌa, su influencia cultural y su posición de capital. Las excavaciones emprendidas en esta manzana permiten comprender la evolución de una parte de la ciudad, que era al mismo tiempo un barrio de artesanos y un lugar de habitación.

Pistillus, el coroplathe de Augustodunum
Entre el siglo I y III d. C., en toda Galia, y también más allá de sus confines, se produjeron y difundieron una gran cantidad de pequeñas figurillas. Estas figurillas de barro blanco estaban hechas a partir de moldes y con una arcilla muy fina. Las dos caras, moldeadas por separado, estaban pegadas a la barbotina y luego cocidas. En algunos casos, después de la cocción, también se pintaban. En la Galia romana muchos talleres fabricaron una enorme cantidad de estas figuras populares, destinadas a una clientela modesta que no podÌa comprar estatuitas de bronce.

De esta manera, como recuerda en 1920 Camille Jullian en su Histoire de la Gaule, llegaron hasta nosotros las producciones de Allusa, de Bordeaux, conocido por sus Madres; Rextugénos, de Armórica, por sus Venus de rigidez hierática; Sacrillos de Arvernia, Toulon-sur-Allier, gran proveedor de palomas; y sobre todo Eduen Pistillus, maestro en el género familiar, que llenó la Galia entera de Madres con bebés, niños en cuna, camas domésticas, perros de guardia del hogar.

Se suponía que Pistillus habÌa trabajado en Autun, hacia finales del siglo II y a principios del siglo III d. C. Su producción se difundió en toda Galia, con dirección al Atlántico (via Bourges, Poitiers, Nantes...) hacia el este, y al noroeste siguiendo la via de Agrippa. Inclusive habÌa alcanzado la Germania superior, las provincias de Retia y de Norique (Mayence, Baviera, lago de Constanza, Tirol austríaco). El descubrimiento, gracias a los arqueólogos del Inrap, de un horno de alfarero, de moldes, de figurillas y de fallos de cocción firmados 'Pistillus' confirman la hipótesis de la presencia de su taller en Autun. Pistillus se destaca de los otros coroplathes (fabricantes de figurillas), por las estatuas aseadas y los temas diferentes: diosas protectoras, Venus, Abundancia, animales, pero también tiernas representaciones de la intimidad romana como Les amants de Bordeaux, descubiertos en 1850, en donde un hombre y una mujer se acarician en una cama de tipo romano, bajo la protección de un perro dormido.

Por el momento la excavación proporciona figurillas de Venus, de diosas nutricias, sin revelar otras obras más eróticas. "Tampoco hay que equivocarse sobre el mérito de Pistillus y de sus émulos: sus figurillas son poca cosa, hechas para familias humildes, que invadían las tiendas y terminaban en las boutiques baratas o que los vendedores disponían durante los mercados" (Camille Jullian).

Un barrio de artesanos y bellas residencias
En este mismo sitio, hay evidencias de actividad metalúrgica: el trabajo relacionado con el bronce queda atestiguado por la presencia de crisoles para la fundición, de fragmentos de moldes y de yunques para el modelado de chapas, así como también por numerosos residuos. En lo que se refiere al hierro, unas fosas de vertederos han proporcionado elementos de cañerÌa (fuelles), varias escorias, así como también batiduras que indican la presencia de ferrería. También se descubrieron residuos de colada, caracterÌsticos de la reducción del hierro. Esta primera etapa en la metalurgÌa del hierro es muy rara en un contexto urbano.

Por otro lado, fueron desenterradas salas de hypocausto (cámaras calentadas por el sol). Algunas teselas de pasta de vidrio y varios fragmentos de revoque pintado que se hallaron en los escombros, nos dan una idea de la decoración de las habitaciones. Instalaciones de agua (pozos, canalizaciones, receptáculos destinados a recoger el agua de lluvia) se encuentran en unos patios internos. Un largo trecho de alcantarillado muestra las obras creadas en la fundación de la ciudad.

Gracias a la excavación se han sacado a la luz también algunos mármoles, entre los cuales una cabeza de Jano, que representa Hermes y Pan (o Dionysos), una losa con una dedicatoria de un equites, miembro del orden equestre romano y tribuno militar de la legión XXII, hasta ese momento desconocido: Tiberius Claudius Potitus Sabinianus.

Acondicionamiento: OPAC Saône et Loire
Control científico: Service régional de l’archéologie (Drac Bourgogne)
Responsable cientÌfico: Stéphane Alix, Inrap

Archivado en: