"Los políticos de hoy deberían aprender de los errores de la Roma imperial"

Félix R. Cardador | Córdoba www.eldiadecordoba.es 17/01/2011

La narradora pozoalbense regresa a las librerías con la novela histórica 'Hija de Sexto Mario. El hombre más rico de las Hispanias', una propuesta que supone un nuevo rumbo en su carrera y que edita El Páramo.

La época del emperador Tiberio y el imperio romano de la dinastía julio-claudia es el marco histórico en el que transcurre Hija de Sexto Mario. El hombre más rico de las Hispanias, la nueva novela de la narradora María Antonia Rodríguez (Pozoblanco, 1956). La autora, que hace ahora tres años se hizo con el II Premio Almuzara de Novela con La casa de los Leones, se adentra por vez primera en su trayectoria en la novela histórica y lo hace para relatar una trama de ambición, intriga y pasión protagonizada por la familia de uno de los hombres más ricos del imperio romano en el siglo I de nuestra era.

-Hija de Sexto Mario es un proyecto ambicioso, que además supone un cambio sustancial, al menos en apariencia, respecto a sus obras anteriores. ¿Cómo surgió esta novela?
-La principal razón fue el personaje histórico de Sexto Mario, que me pareció muy atractivo. Sierra Morena se llama así por él, por ejemplo, y eso lo conoce muy poca gente en nuestra tierra. En realidad, no es que haya en los documentos históricos mucha información sobre él, pero, sin embargo, sí que existe mucha información de primera mano sobre su época. Están los textos de Virgilio, de Lucano, de los Séneca, de Tácito y Seutonio. Es un momento de la historia apasionante, y me pareció que ahí podía haber una novela. Así surgió este libro.

-Es la primera vez que se adentra en la novela histórica. ¿Le ha sido muy dificultoso conjugar narración y documentación?
-Bueno, la realidad es que éste es un libro muy distinto a todos los que he escrito anteriormente, aunque yo tenía algunas cosas claras. Por ejemplo, que la fábula, para que la novela funcione, tiene que primar, aunque por supuesto he intentado alcanzar el mayor rigor histórico posible. Y eso no es fácil, pues en ocasiones te encuentras con opiniones de los historiadores que son completamente divergentes y no te queda otra que optar por el camino que más te convenza. Para mí no ha sido desde luego una novela como las otras. El peligro era abrumar al lector con tanta documentación.

-Supongo que es una cuestión de equilibrio.
-Sí, exactamente. Y al mismo tiempo tratar de que la historia sea rigurosa.

-Defina a grandes rasgos el personaje de Sexto Mario. Qué hay de real y qué de invención en su novela.
-Bueno, de él hay algunas breves referencias en los libros históricos, aunque de su familia yo no he encontrado nada. Lo que se relata es que era el hombre más rico de Hispania, con grandes propiedades mineras, y que fue acusado de practicar incesto con su hija, de lo que se deduce que tenía descendencia. En realidad, todos los testimonios apuntan a que esa fue una acusación falsa y a que detrás de la misma estaba la gran codicia de Tiberio, que ambicionaba los bienes de Sexto Mario. Yo retrato a este personaje como un tipo de suerte y algo frívolo, que ha heredado una gran fortuna, pero que en el fondo no es una mala persona y se empeña en ser mejor. Los personajes de la mujer de Mario y de su hija, a las que hago descender de Pompeyo El Grande, son por contra completamente de ficción.

-Muchas de las grandes novelas, películas y series televisivas sobre Roma están ambientadas en la época julio-claudia. ¿A qué cree que se debe?
-Supongo que hay varias razones, pero intuyo que hay dos fundamentales: que está bien documentada y que en la misma ocurrieron cosas realmente terribles. También pienso que la novela Yo, Claudio, de Robert Graves, ha infludio en eso y en algunos conceptos. Hay un momento fundamental en la historia que es el paso de la República al Imperio. De una época en la que el poder recaía en los senadores, que tenían un visión del mundo y una cierta ética de fondo, incluso una doctrina militar, se pasa a otra época muy distinta, mucho más salvaje, con emperadores como Tiberio, Calígula, Nerón o el propio Julio. Yo pienso que sería muy interesante que ahora se estudiase ese momento histórico; de hecho, creo que estaría bien que nuestros políticos actuales aprendiesen de los errores de aquella época para que no se vuelvan a repetir en nuestros días.

-¿Tiene intención de repetir de nuevo en el género histórico?
-La realidad es que no tengo ni idea de lo que haré, aunque es cierto que me ha gustado el resultado. La cuestión es que la novela está cerrada y los personajes también los he cerrado. No obstante, hay un personaje real de esta historia que sí podría tener una novela por sí mismo, sin duda. Se trata de Antonia, la hija de Marco Antonio y Octavia, a la que se conoce como Antonia la menor. Me ha gustado mucho escribir sobre ella, aunque la verdad es que no sé si lo haré en el futuro. Ya veré cuando pase un poco de tiempo.

Archivado en: