La puesta en valor de la Edeta Romana saca a la luz uno de conjuntos "más importantes" de la Península

EUROPA PRESS | Valencia 24/02/2011

Los trabajos para la puesta en valor de la Edeta Romana están sacando a la luz uno de los conjuntos "más importantes" de la Península Ibérica. La directora general de Patrimonio Cultural Valenciano, Paz Olmos, ha visitado este jueves las obras del proyecto que se está ejecutando, en lo que será la mayor inversión realizada hasta el momento en el Conjunto Monumental del Santuario Oracular y las Termas Romanas de la partida de Mura, en Llíria (Valencia).

Durante el acto ha estado acompañada por Manuel Izquierdo, alcalde de Llíria, así como por Julián Esteban, jefe del Servicio de Arquitectura de la Conselleria de Cultura y Deporte y arquitecto encargado del proyecto y por Vicent Escribá, Arqueólogo Municipal, han señalado fuentes de la Conselleria de Cultura en un comunicado.

Olmos ha señalado que "los restos recuperados hasta el momento en el yacimiento de Mura son posiblemente uno de los conjuntos de época romana más importantes de la península Ibérica, tanto por su extensión, como por la monumentalidad y condiciones de conservación del conjunto".

El complejo, formado por el Santuario Oracular y las Termas "aúna en él dos de las principales características que definen a Llíria tal y como hoy la conocemos: su importante pasado en época romana y la fuerte vinculación con la cultura hidraúlica a lo largo de los siglos", ha agregado.

El objetivo de este proyecto en su conjunto es la conservación y puesta en valor de los restos arqueológicos del conjunto arquitectónico formado por el Santuario Oracular, las Termas Mayores y las Termas Menores, de manera que mejore su comprensión y visita, mientras prosiguen los trabajos arqueológicos en lo que será un parque urbano arqueológico.

Las intervenciones, que cuentan con un presupuesto global estimado de más de 1.800.000 euros, se centrarán principalmente en reparar pavimentos y paramentos ornamentales, así como los sistemas estructurales del circuito termal. Para facilitar la comprensión de las estancias se recrecerán algunos muros para mejorar la visión del límite de los distintos espacios empleando técnicas de construcción romanas, diferenciando y preservando siempre las zonas originales. Además se instalará una innovadora explicación multumedia del conjunto de edificios y de los trabajos arqueológicos que se han desarrollado desde el hallazgo de estos restos romanos en la década de los 70.

FASES DE INTERVENCIÓN
El proyecto global, anteriormente descrito, se ha dividido en tres fases, la primera de las cuales es la que ahora se inicia con una inversión total de más de 926.000 euros aportada íntegramente por la Conselleria de Cultura y Deporte y un plazo de ejecución de 8 meses.

Durante este tiempo se va a adecuar la delimitación con los edificios de la Fundación Llopis, con la que linda, se van a realizar excavaciones arqueológicas, consolidando y conservando los vestigios arqueológicos, en el ámbito de las Termas Mayores y el Santuario Oracular. Así mismo se va a realizar un centro provisional de visitantes.

Antes de comenzar la ejecución de esta primera fase, se llevaron a cabo una serie de trabajos previos que ha supuesto una inversión cercana a los 80.000 euros, entre ellos se han realizado trabajos fotogramétricos del conjunto para generar estructuras en tres dimensiones de la propuesta de intervención más adecuada a partir de ortofotografías. También se ha realizado un estudio de texturas compatibles con el monumento, y la valoración de diversas opciones de recuperación volumétrica de los muros.

En la segunda fase está previsto intervenir en las Termas Menores, las utilizadas por las mujeres, así como en la Palestra, mientras que la tercera estará dedicada a la finalización de las intervenciones en estos dos elementos, la adecuación del entorno, la ordenación de los accesos y la edificación definitiva del centro de visitantes.

El Santuario de Mura, fechado en el siglo I d.C., fue gran complejo religioso y curativo de unos 20.000 m2 que se compone de un área religiosa con templos articulada alrededor de un santuario oracular, dos edificios termales de grandes dimensiones, uno para hombres y otro para mujeres que hacían las veces tanto de complejos lúdicos como de balnearios curativos puesto que Edeta tenía varías fuentes termales, un hospitium u hostal para albergar a los visitantes, diversas tabernas y dependencias relacionadas con el personal y los servicios necesarios para el funcionamiento del santuario, como los stabuli para las caballerías. Destacan especialmente su extensión y las buenas condiciones de conservación.

En 1971 se inició, en la zona del Santuario de Mura, la primera excavación urbana de época romana en la ciudad de Llíria, actuación que tuvo continuidad a principio de los 90 cuando aparecieron en las inmediaciones diversos restos monumentales que la posterior intervención en extensión puso en relación con las termas femeninas.

A finales de 1994 se inició la excavación que continúa en la actualidad, en la que han ido apareciendo restos monumentales. La parte correspondiente a las salas de baño apareció fundamentalmente en 1995 y posteriormente se fueron excavando diferentes zonas de ls Termas Mayores, como la natatio o piscina exterior, el hospitium, la fachada, el apodytherium o vestuario, el frigidarium o sala fría y el destryctarium, la sala en la que los hombres se aseaban tras realizar ejercicio.

Las excavaciones realizadas en el yacimiento permitieron conocer el modo en que las termas fueron derruidas, utilizando los propios sillares de las paredes para colmatar las piscinas y allanar el terreno para las posteriores edificaciones.

Archivado en: