Las Comunidades que gobierna el PP pactan su propio sistema educativo a partir de la LOE

Madrid | Milagros Asenjo www.abc.es 14/12/2005

La ministra de Educación califica las once medidas propuestas de «humo» lanzado por el Partido Popular para poder justificar su rechazo a esta ley.

El Partido Popular lanzó ayer un órdago al Gobierno al acordar con los consejeros de Educación de las comunidades donde gobierna (2,4 millones de alumnos, un 36,9% del total) un catálogo de once medidas para adaptar la Ley Orgánica de Educación a sus criterios educativos. Se trata, en el fondo, de crear una nueva ley educativa a partir de los mínimos fijados por la LOE. Por ejemplo, las comunidades autónomas del PP impartirán una formación «común» en Historia, Geografía y Literatura, con las «peculiaridades» lógicas de cada región.

La iniciativa fue anunciada por la secretaria de Política Social y Bienestar del PP, Ana Pastor, tras la reunión que mantuvo con los responsables de Educación de las comunidades gobernadas por el PP, para analizar el proyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE).

En efecto, estas medidas se interpretan como la vía para adaptar la reforma a los planteamientos educativos del PP que no se recogen en la ley. De esta manera, y aprovechando las atribuciones que la norma otorga a las administraciones regionales, las comunidades del Partido Popular tendrían su propia LOE. Algunas de las propuestas que contiene el principio de acuerdo aparecen de una u otra manera en el articulado de la ley que se debatirá en la Cámara Baja.

Cultura clásica

Entre los puntos del acuerdo destacan, además de las mencionadas enseñanzas comunes, la obligatoriedad de establecer exámenes en septiembre para todos los cursos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), revisar los decretos de derechos y deberes de los alumnos y poner en marcha antes de abril de 2006 planes de fomento y convivencia para prevenir la violencia.

Sobre los exámenes de septiembre, el proyecto de LOE dice que las administraciones educativas regularán las condiciones para que los centros organicen las oportunas pruebas extraordinarias en las condiciones que determine». Según los planes del PP, se realizarán evaluaciones externas del sistema educativo y se trabajará para que el Latín, la Física y la Química se impartan en la ESO, y por un Bachillerato que «no sea a la carta», sino que sirva para preparar a los jóvenes para su vida adulta y su inserción laboral.

Asimismo, se promoverá la integración de los alumnos con dificultades, se reforzarán programas de iniciación profesional y se abrirán «vías específicas», que Pastor denominó «pasarelas», con el fin de facilitar el acceso a la Formación Profesional (FP).

Sobre financiación, el preacuerdo establece que las comunidades van a «reforzar lo que están haciendo ya», y que no es otra cosa que fortalecer todos los presupuestos para impulsar la escuela pública. Finalmente, la diputada popular anunció que trabajarán por «la implantación y el desarrollo de una carrera docente, de compromiso con los profesores y equipos directivos».

Pastor justificó estas medidas, que considera posibles en el marco de las competencias que la LOE deja a las administraciones autonómicas, en que es una ley «mala», que «no garantiza las enseñanzas comunes» y que está hecha «sin consenso, y con falta de compromiso económico». La secretaria de Política Social y Bienestar coincidió con los consejeros de Madrid, Luis Peral, y de la Comunidad Valenciana, Alejandro Font de Mora, en que los acuerdos del Gobierno con los sindicatos y la memoria económica de la ley son «papel mojado».

Respuesta socialista

La ministra de Educación, María Jesús San Segundo, respondió a las propuestas del PP calificándolas de «humo» para «cubrir lo difícil» que le resulta a este partido justificarse por no apoyar el proyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE). «Seamos serios, cada semana cambian los mensajes para oponerse», indicó la ministra, al tiempo que reclamaba a los populares que «en lugar de ruedas de prensa, vayan al Parlamento a trabajar por la mejora de la educación como los demás grupos».

San Segundo espera que el PP «recapacite y cambie de actitud» y se una al resto del Parlamento, que está de acuerdo en mejorar la educación. Aseguró que la LOE garantiza «sin ninguna ambigüedad» el 55 y el 65 por ciento de los horarios en el caso de las enseñanzas mínimas en toda España. En cuanto al Latín, comentó que el proyecto asegura la «oferta obligatoria» de esta asignatura, y que Física y Química se podrán impartir de forma separada de Biología y Geología.

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo que el PP cuestiona la aplicación de la ley, incurriendo en «insumisión».

Archivado en: