Los placeres de la mesa romana

Natalia Cano | Córdoba www.elmundo.es 01/11/2012

Una de romanos. El pueblo cordobés de Almedinilla es dueño de uno de los yacimientos arqueológicos de época romana más importantes que existen en Andalucía. La visita a la Villa de El Ruedo así como al museo que atesora valiosas piezas de arte de aquella época tiene estos días un final de fiesta de lo más singular, culmina con la recreación de una comida o cena romana.

Se trata de una pantagruélica cena llena de sensaciones, animación, fascinación por la cultura clásica e histrionismo teatral. Almedinilla se halla a unos cien kilómetros de la ciudad omeya, en el sur de la Mancomunidad de la Subbética, al pie de la Sierra de Albayate, regada por las aguas del río Caicena, allí Córdoba reúne sus tierras con las provincias de Granada y Jaén.

Este pequeño pueblo cordobés es una mina en cuanto a patrimonio arqueológico. Es tal la importancia de su historia que casi toda la oferta gira en torno a su conjunto arqueológico, formado por el poblado íbero de el Cerro de La Cruz y la villa romana de El Ruedo, ambos declarados Bien de Interés Cultural. Los yacimientos y el Museo Histórico-Arqueológico forman parte del Ecomuseo del río Caicena, una propuesta para investigar mantener, conservar y divulgar esta riqueza cultural.

El banquete
Hace años que en Almedinilla se organizan comidas y cenas a la romana. El punto de origen fue la aparecieron de los restos de la espléndida villa romana de El Ruedo, datada entre los siglos I y VI y presidida por el inquietante bronce de Hypnos, el dios del sueño, hijo de la noche y hermano gemelo de la muerte.

Sabores, olores, pensamientos y sensaciones nos esperan en la visita y posterior agasajo culinario consistente en un almuerzo o cena realizado con el recetario de Marco Gavius Apicius (siglo I) y regado con vino de rosas, vino tinto afrutado y mulsum, vino caliente mielado.

Todo este manjar se disfruta después de la visita guiada a El Ruedo, al poblado íbero El Cerro de La Cruz y al Museo Histórico-Arqueológico. En el transcurso de la comida se realizan diversas interpretaciones teatrales, a través de la expresión corporal, la llamada pantomima romana, que relata y escenifica diversos mitos y leyendas relacionados con el dios Hypnos y otros pasajes de la historia del pueblo.

Más información en www.almedinillaturismo.es

FUENTE: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/10/31/andalucia/1351717091.html

Archivado en: