El griego también es una lengua

Francisco Santana Santos www.laprovincia.es 25/10/2012

¿Griego? ¡Una lengua muerta! ¿Quién lo habla? ¿Para qué sirve? ¿No lo sabe usted, Sr. Ministro de Educación? Le explico:
abúlicos, zoofílicos, macrobióticos, tópicos, típicos, canónicos, ideólogos, criptógrafos, gramáticos, crionizados, telequinésicos, psicópatas, oligospérmicos, demócratas, oligárquicos, escleróticos, amorfos, demagogos, anarquistas, pragmáticos, plutócratas, crematísticos, hipocondríacos, hiperbólicos, cibernéticos, telescópicos, apáticos, monárquicos, anacrónicos, cefalópodos, agorafóbicos, cirujanos, fenómenos, cíclopes, misóginos, políglotas, simpáticos, clitóricos, genéticos, teatros, hipócritas, catetos, esféricos, oligarcas, homofóbicos, catastróficos, paralelos, citoplasmáticos, neurológicos, neumáticos, reumáticos, apologetas, hiperacúsicos, paradigmáticos, ortográficos,

sintéticos, gigantes, geógrafos, astronómicos, cinematógrafos, antipiréticos, hipotéticos, metafóricos, éticos, periscópicos, sincrónicos, idílicos, poetas, didácticos, pentágonos, esfínteres, gástricos, mastodónticos, hermafroditas, rinocerontes, filósofos, ateos, geómetras, trapezoides, hipotenusas, melancólicos, odiseas, polémicos, tecnócratas, dinosaurios, emblemáticos, orgasmos, tetrápodos, monarcas, agónicos, aromas, tiranos, problemas, litotricias, nefrólogos, cromáticos, fotógrafos, ortopedas, energéticos, tanatorios, sistólicos, clorofílicos, eróticos, miméticos, psicóticos, hemofílicos, católicos, termómetros, pedagógicos, anemómetros, isobáricos, sinérgicos, paralelepípedos, hipopótamos, pirómanos, misántropos, polígonos, orgánicos, psicosomáticos, kilómetros, batiscafos, aeronáuticos, terapéuticos, anémicos, epigráficos, telesféricos, archipiélagos, macaronésicos, melómanos, epílogos, cromosomáticos, cínicos, agnósticos, estoicos, hedonistas, demonios, ángeles, esquizofrénicos... Idiotas, megalómanos, oligofrénicos, paranoicos, microcefálicos, políticos... y así hasta el fin de la galaxia.

¿Una lengua muerta?.... ¡muerta de risa!

FUENTE: www.laprovincia.es/opinion/2012/10/25/griego-lengua/492657.html

Archivado en: