La mitad de los estudiantes de Filología Clásica dejan la carrera

Jordi Casabella, Barcelona  www.elperiodico.com/ 18/01/2005

Los alumnos catalanes tardan casi 6 años, 2 más de lo previsto, en titularse
El exceso de horas de clase y el sistema docente desmotivan a los matriculados

El rendimiento del alumnado de la carrera de Filología Clásica se halla, en Catalunya, bajo mínimos. El último informe de la Agència per a la Qualitat del Sistema Universitari (AQU) revela que, según los datos suministrados por la Conselleria d'Universitats, entre los años 1997 y 2000 un 52% de los 278 estudiantes que se matricularon en estos estudios en las universidades de Barcelona (UB) y Autònoma (UAB), las únicas que los imparten en Catalunya, han acabado abandonándolos.

La carrera persigue el objetivo de que, en cuatro años, el alumno llegue a dominar el latín y el griego y obtenga un amplio bagaje de conocimientos sobre ambas culturas para poder ejercer, básicamente, como docente en la ESO y el Bachillerato. Pero de los 74 estudiantes que, en 1997, se matricularon en primer curso en la UB y de los 28 que, en 1998, lo hicieron en la UAB, ninguno obtuvo el título en el tiempo previsto. Cada titulado invierte, de promedio, casi 6 años de estudios.

LA MAYORÍA, MUJERES

Paradójicamente, el informe de la AQU señala que se trata de un alumnado, la mayoría mujeres, "motivado y vocacional, que llega con unas buenas notas de acceso". Generalmente han elegido los estudios en primera opción y en los últimos años ha crecido la proporción de los que ingresan con una calificación superior a 6.
¿Qué ocurre, pues, para que los resultados sean tan calamitosos? El profesorado de la propia universidad que ha realizado un primer diagnóstico para la AQU apunta al "déficit de formación en cultura general instrumental (expresión oral y escrita)" del alumnado. Pero los estudiantes dicen estar decepcionados por "la falta de contenidos de cultura clásica y el exceso de traducción" y alertan sobre "el exceso de memorización".

El comité evaluador externo corrobora lo último, pero ha detectado otros males, como el bajo nivel de dedicación a los estudios al compaginarlos, a menudo, con un trabajo. Además, se constatan problemas de infraestructura en la UB y la ausencia de planes estratégicos con objetivos claros en ambas universidades.

ABSENTISMO

En el inventario de deficiencias tiene un lugar la metodología usada por los docentes, muy tradicional. Los avances en ese terreno se deben más a "iniciativas individuales y de grupos de profesores que a las decisiones colectivas de los departamentos", afirma el trabajo.

Todo ello, junto con "la configuración actual del plan de estudios, la carga lectiva excesiva y la falta de expectativas (laborales)" alimenta el absentismo presencial, que aumenta a medida que transcurre el curso, y una elevada tasa de no presentados en los exámenes.

FACILIDAD DE CAMBIO

El informe subraya que "muchos de los estudiantes que abandonan se van a otros estudios de filología donde los niveles de exigencia son sensiblemente menores", algo que también destaca la directora de la AQU, Gemma Rauret.

Rauret explica que la carrera de Filología Clásica es "la que requiere más horas de estudio" entre las filologías y que al existir otras 13 es más factible dar el salto a una carrera hermana. Para la responsable de la agencia, existe un problema común a las filologías, "el alto grado de especialización desde el comienzo de la carrera" que contribuye a engordar el fracaso. Y admite que ello tiene un elevado coste "económico y en esfuerzo no recompensado".

Archivado en: