Isla de Cefalonia, un auténtico placer para los sentidos

www.panoramagriego.gr 27/02/2014

Cefalonia es la mayor isla del archipiélago Jónico. Tiene una superficie de 904 km² y unos 35.000 habitantes. Su capital y puerto principal es Argostoli y la segunda ciudad más grande es Lixuri.

La isla posee una espléndida belleza natural y una estructura geológica diversificada con innumerables pequeñas bahías y rica vegetación. El monte Enos se erige majestuosamente ofreciendo unas vistas impresionantes. Es de destacar su parque nacional que, aunque peueño, es uno de los más importantes gracias a su magínifico bosque de abetos cefalónicos que crecen en grandes altitudes. Alberga una fauna muy variada (especies locales como aves, reptiles y zorros) y es ideal para los entusiastas de la botánica por sus raras especies de flora como son las orquideas silvestres. Debe su verde paisaje a las abundantes lluvias durante el invierno convirtiendo la isla en un verdadero paraiso para los ojos!

Algunos datos históricos
Las primeras referencias a la isla nos vienen de Homero bajo el nombre de Same o Samos; sin embargo es Heródoto el primero en mencionarla bajo el nombre actual de Cefalonia que deriva de Céfalo siendo el primero en apoderarse de la isla. En tiempos micénicos, vivió un período de esplendor y se mantuvo griega hasta el siglo II a. C. en que fue tomada por los romanos. Siguió el dominio bizantino el cual duró hasta finales del siglo XI conociendo, a continuación, la conquista de normandos, francos, venecianos , turcos, franceses e ingleses, sucesivamente, siendo más larga la ocupación veneciana ya que duró dos siglos. Se incorporó al resto de Grecia, junto con las otras islas jónicas, el 21 de mayo de 1864. Durante la Segunda Guerra Mundial fue ocupada por los italianos y los alemanas hasta 1945 que fue liberada y devuelta a Grecia. La resistencia de los habitantes contra los ocupantes fue memorable.

Lo que hay que ver
El Museo Arqueológico de la capital, Argostoli, que exhibe importantes hallazgos de la época micénica descubiertos en la isla. La Biblioteca Korgialéneios, una de las más grandes de Grecia, el Museo Folklórico de Historia, el Jardín Napier y la calle Rizospastón, con sus impresionantes palmeras y el monumento a los revolucionarios radicales. Es imprescindible pasear por Lithóstroto, la calle central de Agostoli, y detenerse en la concurrida plaza Kampanas para sentir el pulso de la vida cotidiana de la capital.

En el pueblo cercano de Crane se pueden ver los restos de una antigua y poderosa acrópolis, destacando su templo clásico y un pórtico romano. En Ayios Andreas, se encuentra la capital medieval. En Lákriza, lugar donde vivió durante un tiempo Lord Byron, se puede contemplar una maravillosa panorámica.

En Lixuri es de destacar el edificio histórico de la primera Escuela, uno de los pocos que han sobrevivido del gran terremoto ocurrido en 1953, pero también los edificios de la Escuela profesional “Valianios” y de la Escuela Filarmónica. No hay que olvidar la gran fiesta del Carnaval, un acontecimiento muy popular en el que participa toda la isla. En los pueblos cercanos de Kontogennada y Monopolata se encuentran interesantes tumbas del período micénico.
 
Sus playas
Fiscardo es de las playas más famosas de la isla, junto con Mirtos. Las aguas de Fiscardo son de un azul impresionante, limpias y cristalinas. Muy cerca de ahí, puede uno encontrar otras playas más pequeñas, pero no por ello menos impresionantes, tales como Foki, Emblisi, Dafnudi y Alaties.

Pero Fiscardo no es solamente sus playas. Es un hermoso pueblo pesquero rodeado de bosques frondosos. En sus pintorescos callejones se puede disfrutar de la gastronomia local en cualquiera de las tabernas que abundan por el pueblo. Desde el puerto de Fiscardo se toma el barco para visitar las islas cercanas de Ítaca y Lefkada.

Mirtos es quizá la más espectacular y por ello la más concurrida de la isla. Situada a 15 km de Fiscardo, acoge a miles de turistas cada año. Sus aguas son de un color turquesa de ensueño y la arena de un blanco increíble.

A poca distancia del puerto de Sami, está la playa de Antisamos que tuvo un papel protagonista en la pelicula "La mandolina del capitán Corelli". Nadie puede resistir a un chapuzón en sus aguas de color esmeralda. La playa de Makrís Yalós es ideal para los amantes de los deportes acuáticos. Está a sólo 3 kilómetros de Argostoli.

Avithos es ideal para niños gracias a la combinación entre sus aguas poco profundas y la excelente organización de servicios para sus visitantes. Desde ahí uno puede llegar nadando hasta la isla de Zeus, justo enfrente, y relajarse ahí disfrutando de unas magníficas vistas hacia el Mar Jónico.

Otras playas que vale la pena visitar en Cefalonia son: Xi, Lepeda, Lurdas, Minies, Ai Jelis, Assos, Skala, Poros, Dafnudi, Foki, Eblisi, Petali, Vatsa y Kutsufia. Los misterios de la naturaleza han dejado sorprendentes huellas en Cefalonia.

Entre los muchos y curiosos fenόmenos geológicos destaca la cueva-lago de Melisanthi, excavada de forma natural en la tierra con abertura al cielo. Las cuevas de Drongonati y la cueva de Ayios Gerásimos, el santo patrón de la isla, valen también una visita.

FUENTE: http://www.panoramagriego.gr/2014/02/isla-de-cefalonia-un-autentico-placer.html

Archivado en: