La herencia del teatro griego en palabras cotidianas

http://blog.teatroscanal.com 21/01/2014

Diríamos que el teatro griego es el máximo exponente de todo cuanto nuestra sociedad le debe a la cultura de la Grecia clásica, pero eso sería caer en el cliché. Ya se sabe que “todo está inventado”, y que sin los antiguos helenos, hoy no hablaríamos de democracia ni de olimpiadas; ni siquiera de la más moderna producción de teatro gestual, creada colectivamente (como es el caso de Garage d’Or, de la compañía Familie Flöz, con sede en Berlín). También su espectáculo se basa, al fin y al cabo, en el teatro de máscaras de la antigua Grecia. Lo que quizás nos cueste un poco más reconocer es la importancia que el teatro griego tiene todavía en nuestro lenguaje más cotidiano. Y si no lo creéis, echad un ojo a la lista que os hemos preparado.

Antes que nada, somos personas
Encabezando nuestra lista, la palabra que nos define a todos. Sin embargo, ¿sabíais que en el teatro griego, ‘persona’ (πρόσωπον) se refería a la máscara que llevaba el actor? Según el personaje al que representaban, los actores llevaban una máscara u otra, con diferentes peinados, maquillaje, etc. No está de más recordar que las mujeres no tenían permitido actuar en el teatro griego (de hecho, muy pocas cosas les estaban permitidas), así que los hombres se ponían máscaras blancas cuando interpretaban a una mujer. Así el público identificaba a un personaje que nunca salía de casa…

De manera parecida a las esculturas de la época clásica, los rostros de las máscaras no tenían ninguna expresión definida. Es por esto que en los textos de las grandes tragedias leemos expresiones como“¡mirad qué rostro de horror trae!”. Hay quien dice que la boca de las máscaras estaba abocinada para ayudar a una mejor proyección del sonido, aunque eso no está del todo claro.

Dramas humanos y cotidianos
No podíamos dejar de lado la palabra teatral por excelencia. Vemos ‘dramas’ todos los días (‘dramas cotidianos’), las noticias hablan de ‘dramas humanos’, y más de un amigo nos cuenta que ‘su vida es un drama’. Pero aunque el drama tenga ahora connotaciones negativas, en el teatro griego un ‘drama’ era simplemente algo que se hacía para ser visto,  como podía ser una representación. Su origen no es otro que el verbo ‘drao’ (δράω), que significa ‘mirar’.

En el teatro griego eran todos unos hipócritas
Del griego ‘hipocrités’ (ὑποκριτής), la palabra ‘hipócrita’ define ahora en español a alguien que finge cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan. ¿Y quiénes eran los maestros del fingimiento en el teatro griego? Efectivamente, los actores.

Los actores en Grecia no tenían, sin embargo, el cariz negativo que tiene ahora una persona hipócrita. Al contrario, su profesión gozaba de admiración entre los ciudadanos helenos, y se conservan documentos que hablan de los declamadores más apreciados por el público. Este estatus no les duró mucho tiempo a los actores, que en el teatro romano ya sufrían el desprecio hacia su oficio. Eran siempre extranjeros o esclavos, y se les llamaba ‘histrios’, de ahí las palabras ‘histrión’ e ‘histriónico’.

Marvel y los cómics de superhéroes
Mucho antes de que Peter Parker fuese mordido por una araña y se convirtiese en Spiderman, o de que Clark Kent tuviese que cambiarse de ropa en una cabina de teléfono para vestirse de Superman, los asistentes al teatro griego ya profesaban verdadero fanatismo por sus ‘héroes’.

Para ser considerado un héroe (en griego ‘héros’ -ἥρως-), había que cumplir los siguientes requisitos: haber llevado a cabo una hazaña heróica, ser reconocido por ello, y que se hubiese escrito su aventura en un poema o relato épico. La otra opción era haber nacido hijo de un dios o una diosa y una persona humana. Pero eso era más difícil. En cualquier caso, la mayoría de las tragedias griegas tienen como protagonistas a héroes (sean divinos o mortales) que se enfrentan al destino y a su propio carácter (o ‘hybris’).

(Los superhéroes de Marvel llevan además el prefijo ‘super-’ que viene del latín y significa’ más’, ‘encima’ o ‘después’).

Lo tuyo es puro patetismo
Siendo literales, hablamos de ‘patetismo’ cuando algo nos produce vergüenza ajena de puro grotesco. Pero la palabra patética se ha colado en nuestro vocabulario de una forma mucho más habitual, por no hablar de su presencia casi diaria en los programas de televisión; estamos a punto de agotar el significado de lo patético.

Patético viene de ‘pathos’ (πάθος), que signinifica ‘sufrimiento’, ‘dolor’, ‘infortunio’. En el teatro griego, el personaje trágico experimentaba un gran dolor provocado por la situación en que se encontraba, enfrentado entre la moral humana y la divina. Esto hacía que el público se identificara con el personaje (de ahí la em-patía) y una vez se resolvía todo, su alma quedaba purificada mediante la ‘catarsis’. Aristóteles define el ‘pathos’ como el uso de los sentimientos humanos para afectar el juicio de un jurado.

Habrá que pensárselo bien antes de volver a hablar de un argumento patético, ¿eh?

De lo satírico, sarcástico e irónico
La ironía y el sarcasmo se dicen características propias del humor británico, de igual modo que la sátira y la parodia son comunes en el teatro español. Pero lo satírico no definía en el teatro griego (solamente) un argumento burlón.

En la mitología grecorromana, los sátiros eran semidioses, medio hombres medio cabras, con cola de caballo y con barba de chivo. Vivían en los campos y se caracterizaban por su lascivia (a menudo en el arte se les representaba con erecciones permanentes).

La sátira como género literario fue una creación de los poetas. Aristófanes, el autor de comedias griegas más reconocido, la utilizaba con muchísima frecuencia en sus obras.

Éxodo: mutis por el foro
La palabra ‘éxodo’ (ἔξοδος), significaba ‘salida’, y en el teatro griego definía un momento muy preciso: el final de la obra, cuando el coro abandona la orquesta, entonando una canción, que hacía referencia a lo que había ocurrido durante la tragedia, y se empleaba a modo de moraleja.

Hoy en día diríamos que alguien hace “mutis por el foro” (es decir, que sale por el fondo del escenario), ya que la palabra éxodo no tomó el sentido de “emigración de un pueblo” hasta la aparición del segundo libro de la Biblia.

Ahora que habéis leído nuestra lista, seguro que no volvéis a usar el lenguaje de la misma manera… ¿Cuál de estas palabras utilizáis vosotros con más frecuencia? ¿Conocéis alguna otra?

FUENTE: http://blog.teatroscanal.com/2014/01/21/teatro-griego-herencia-palabras/

Archivado en: