Los sueños nos mantienen despiertos. Clásicos Luna en los Teatros Romanos de Mérida y Sagunto

José Ángel Alegre Mateus y Luna Fatás | Zaragoza www.iespedrodeluna.es 27/05/2015

El teatro grecolatino nos mantiene despiertos. El teatro, que tomó forma en el mundo clásico mediterráneo, nos hace soñar.

En el curso 2002-2003 los profesores y alumnos que crearon “Clásicos Luna”, compañía teatral del IES Pedro de Luna de Zaragoza, no podían imaginar que en los recientes 22 y 24 de abril de 2015, la compañía estaría representando el “Miles gloriosus” de Plauto en los Teatros Romanos de Mérida y Sagunto. Solo lo podían soñar.

Un sueño que ha durado 13 años, y en el que la cultura clásica ha sido la trama y la urdimbre de un proyecto educativo teatral, en el que han participado más de 1000 alumnos. Un proyecto que, haciendo honor a la herencia mediterránea y clásica de que el factor humano es lo determinante en la vida de los grupos, ha fomentado entre estos jóvenes y adolescentes los valores de la tradición teatral: el respeto y la buena convivencia con los compañeros, el progreso en la dicción correcta y la comunicación verbal, la consciencia del propio esquema corporal y de su lenguaje, el esfuerzo, la paciencia y la constancia en la construcción de comedias y tragedias, el trabajo en equipo, el desarrollo de las capacidades creativas y artísticas … y la ilusión alegre y dinamizadora de los proyectos colectivos.

Clásicos Luna soñó con actuar en los teatros aragoneses, en los de Zaragoza, nuestra ciudad, y Huesca. Y más tarde en los de otras ciudades como Tarragona, Bilbao y Hospitalet de Llobregat. Las comedias de Plauto, las tragedias de Eurípides, la Odisea de Homero y, ahora, su Ilíada han sido el “contenido mágico” de estos sueños, que han sido el motor de nuestra dinámica teatral y humana. Las experiencias vitales que todos los actores, chicos y chicas de ESO y bachillerato, han tenido en los viajes a estas ciudades y sus teatros han sido, y son, para ellos inolvidables: el contacto físico y emocional con los teatros, con su público y con los esforzados organizadores de los festivales, la convivencia y las comidas en grupo al finalizar las representaciones … constituyen un sueño cumplido, que comparten con los compañeros más jóvenes de la compañía, para invitarles a que ellos también sueñen.

Soñar, despertar y volver a soñar. Un “mundo” en el que los Teatros Romanos simbolizan la unión de la herencia clásica y de la vigencia actual del teatro y de la cultura entre los jóvenes actores y espectadores. Hemos sido afortunados actuando en el de nuestra ciudad, Caesaraugusta, hemos sentido la emoción de ver por primera vez el espectacular Teatro Romano de Sagunto, y de representar allí varias obras, y ahora hemos viajado como Ulises y hemos sentido el encantamiento de representar nuestro “Miles gloriosus” en los Teatros Romanos de Mérida y Sagunto, nuestras nuevas Ítacas. Pero no logramos salir del hechizo de nuestra llegada a Mérida y de la entrada en su teatro, para disfrutar, con la amable invitación de sus organizadores, como espectadores y actores, a la sombra y el calor de sus piedras milenarias. Ni tampoco podemos despertar de nuestra presencia en Sagunto, que recibió, de forma cálida, a actores y espectadores con su luminosa Pompa "Totum latine". Para Clásicos Luna ha sido una fiesta, teatral y humana, poder representar esta adaptación de “El soldado fanfarrón” que han hecho nuestros directores de “Teatro La Clac”: una puesta en escena que, siendo fiel al texto original, lo ha sabido dotar de frescura y dinamismo con elementos musicales conocidos por el público del siglo XX, pero nada ajenos a la importancia de la música en el mundo de la comedia clásica latina y de Plauto.

Las palabras de Luna Fatás, actriz y alumna de 1º de bachillerato, resumen muy bien los sentimientos y pensamientos de esta experiencia: “Recuerdo, como si fuera ayer, aquella noche de verano, hace algo así como 5 años, cuando vi Los Gemelos de Plauto en el Teatro Romano de Mérida. Para ser sincera, no me acuerdo de qué trataba la obra, pero guardo en mi memoria con toda nitidez ese teatro tan majestuoso, que impone respeto, a la vez que te recibe con calidez. ¿Y quién me iba a decir que pocos años después yo iba a ser tan privilegiada de poder actuar allí? El camino no ha sido nada fácil. El esfuerzo por parte de profesores del centro, alumnos, compañeros y, por supuesto, de nuestros directores ha sido inmenso. No era consciente de todo el trabajo que hay detrás de una obra teatral y esto me ha enseñado a valorar este arte mucho más. Nuestro esfuerzo colectivo ha tenido esta bonita recompensa. Doy las gracias a toda la compañía Clásicos Luna por haberme otorgado esta oportunidad de haber actuado en dos teatros romanos tan  impresionantes. De esta experiencia me quedo con las nuevas amistades pero, sobre todo, con la satisfacción de haber actuado en estos escenarios, en los que hace 2000 años personas no tan distintas a nosotros representaron estas mismas obras con sentimientos muy similares a los que he podido sentir yo.

Nosotros, los integrantes de Clásicos Luna, seguimos soñando. Nos ilusiona seguir representando en el curso 2015-2016 nuestro Miles gloriosus y nuestra nueva “Ilíada” en la ciudades que ya hemos visitado y en otras nuevas, en teatros romanos, a la italiana y en “espacios abiertos”. Queremos seguir viviendo la fiesta emocionante e inteligente del teatro, porque los sueños nos mantienen despiertos.

ENLACES:

www.iespedrodeluna.es/tag/clasicos-luna

www.iespedrodeluna.es/tag/la-iliada

www.iespedrodeluna.es/tag/miles-gloriosus

Archivado en: