Las Murallas Largas de Atenas

Atenas www.panoramagriego.gr 24/02/2016

Resulta difícil imaginarlo hoy pero Atenas estuvo fortificada durante una larga etapa de su historia, desde el período arcaico (s.VIII a. C. - 480 a. C.) hasta los años de la ocupación otomana (s.XV d. C.). De la primera fortificación en época arcaica no quedan más huellas que algunas referencias en los escritos del historiador Tucídides, quien habla de un recinto amurallado antes de la invasión persa. A pesar de no haber vestigios, su existencia no ha sido cuestionada por nadie. La ausencia de restos no sorprende ya que se sabe con certeza que los persas destruyeron completamente la fortificación arcaica y los pocos restos que quedaron fueron utilizados para la construcción de un nuevo muro perimetral.

En efecto, tras el rechazo definitivo de los persas de los territorios griegos, la defensa de la ciudad pasó a ser la principal prioridad para el político ateniense Temístocles. Mandó fortificar de nuevo la ciudad y la Acrópolis, completando dicha fortificación con la construcción de dos largos muros que aseguraban un corredor de comunicación y conexión segura de Atenas con sus dos puertos, el Pireo y Fáliro. Las Murallas Largas convirtieron a Atenas en una fortaleza inexpugnable asegurando durante un largo período su preponderancia hegemónica entre las demás ciudades-estados pero, también, su abastecimiento continuo y equilibrado. En la guerra del Peloponeso (432 a. C. al 404 a. C.), los muros tuvieron una importancia extrema para la defensa de Atenas. Sin embargo, tras la derrota ateniense, una de las condiciones de la rendición impuesta por los espartanos fue destruir las Murallas Largas las cuales fueron desmanteladas en el año 404 a. C.

wallsAthens2Desde entonces la suerte de las Murallas Largas ha corrido en paralelo a los altibajos del recorrido histórico de la ciudad, sufriendo varias demoliciones y reconstrucciones. La extensión más importante se hizo en el siglo IV a. C. para protegerse de las amenazas invasoras de los Macedonios y más tarde durante el reinado del emperador romano Adriano (76-138 d. C.). El paulatino ocaso de la ciudad de Atenas fue acompañado por el abandono gradual de las obras de fortificación.

La parte mejor conservada de las Murallas Largas de los siglos V y IV a. C., de una longitud aproximada de 200 metros, se encuentra en el recinto arqueológico de Keramikós donde fueron descubiertas la puerta del Dípylon (doble entrada) y la puerta de la Vía Sagrada. Los numerosos fragmentos hallados durante las extensas excavaciones arqueológicas permitieron a los investigadores trazar con una exactitud razonable la totalidad de su trayecto hasta el mar. Por consiguiente, actualmente se dispone de una imagen completa y nítida de la extensión de la antigua ciudad de Atenas.

Otros vestigios -se han localizado 97 en total- se encuentran dispersos en la villa contemporánea, testimoniando el trayecto inicial de la fortificación. Se pueden distinguir perfectamente muchos de ellos incrustados en los cimientos de edificios modernos, hoteles y garages subterráneos, reclamando nuestra protección en vez de proteger ellos la ciudad como era su objetivo inicial. Durante los años de la dictadura (1967-1974) y como consecuencia de una política negligente de las autoridades de entonces y del frenesí constructor de la época, muchos edificios fueron construidos sobre los restos de las antiguas murallas enterrando para siempre sus huellas. No obstante, en algunos casos han sido protegidos y restaurados y actualmente son visitables.

Tales son los casos del sitio arqueológico subterráneo de la sede central del Banco Nacional de Grecia, donde el visitante puede caminar por encima de las antiguas murallas atenienses sobre un suelo de vidrio transparente, y del Nuevo Museo de la Acrópolis o del Museo de Arte Islámico. En las últimas décadas, los servicios arqueológicos griegos han impuesto una serie de condiciones muy estrictas para la protección de vestigios antiguos que se encuentran durante las obras de edificación; son inspeccionados por arqueólogos y se obliga a las constructoras a protegerlos y dejarlos descubiertos para que sean visibles. Por ello no es raro ver en la entrada de algunos inmuebles privados pasillos de vidrio a través de los cuales se vislumbran vestigios antiguos.

Durante el siglo de oro de la época clásica (s. V a. C.), la ciudad intramuros abarcaba la Acrópolis, el Ágora con sus prestigiosos edificios, los establecimientos comerciales y de los fabricantes, así como los domicilios de sus habitantes. Fuera del recinto amurallado se encontraban los cementerios, la Academia de Platón, el Liceo, la Escuela Filosófica fundada por Aristóteles y el famoso gimnasio de Cinosargo. El acceso al recinto fortificado se hacía por una quincena de entradas y por algunas aperturas secretas. Las dos puertas (Dípylon) descubiertas en Keramikós eran las más majestuosas y probablemente las mejor defendidas de la construcción. Desde el Dípylon salía la vía que unía a Atenas con la Academina de Platón, consagrada a la procesión de los Panateneos, mientras que por la Puerta Sagrada salía el cortejo de los misterios de Eleusis que acababa en la homónima ciudad y discurría por toda la Vía Sagrada.

FUENTE: www.panoramagriego.gr/index.php?option=com_content&view=article&id=1191:las-murallas-largas-de-atenas

Archivado en: