Los 'de letras' también tienen futuro en este país (aunque no lo parezca)

Mar Muñiz www.elmundo.es 05/07/2017

10 de cada 100 universitarios matriculados en estudios de grado son alumnos de títulos de Artes y Humanidades. Las salidas no se reducen sólo a la docencia. Sectores como el Turismo y la Tecnología buscan perfiles transversales con formación humanística.

No corren buenos tiempos para los estudios humanísticos. Las tasas de empleabilidad no les son favorables en un ecosistema (ya de por sí complicado) en el que las ofertas de trabajo no suelen ir dirigidas a graduados en Filología, Historia, Filosofía ni carreras afines. Por eso, en los grados de Humanidades no se agolpan los estudiantes.

Según los últimos datos del Ministerio de Educación, 10 de cada 100 universitarios matriculados en estudios de grado son alumnos de títulos de Artes y Humanidades. Además, en el curso 2015/2016, ingresaron en la Universidad 345.835 nuevos estudiantes. De ellos 37.493 eligió carreras de esta rama. Ese curso académico, pudieron elegir entre 408 grados, de los más de 2.600 que ofrecieron en total las universidades españolas.

¿Hay futuro laboral para ellos o las humanidades sólo sirven para cultivar el espíritu? ¿Se justifica tanta oferta de estos títulos en las facultades? ¿Las universidades adecúan su catálogo humanístico a las nuevas necesidades de la era digital o el polvo se acumula en sus programas?

Las salidas tradicionales de las Humanidades han estado recluidas en el sector de la docencia, "pero cada vez se ofrecen menos plazas porque la enseñanza de Latín y Griego, por ejemplo, se ha reducido mucho en los institutos", dice el escritor, crítico y catedrático emérito de Griego de la Universidad Complutense de Madrid Carlos García Gual. Autor del reciente La luz de los lejanos faros, donde hace una defensa de las Humanidades, lamenta que el concepto de utilidad se traduzca sólo en lo que es rentable de inmediato.

El ejemplo de Steve Jobs

García Gual considera necesaria la transversalidad en la formación, más habitual en la Universidad anglosajona: «Una división tajante entre Ciencias y Letras es errónea. La Educación está en manos de gente poco imaginativa y si los caminos son demasiado estrechos, la formación no sirve para su verdadero fin: desarrollar las posibilidades de un estudiante». En esta línea, Sara Álvarez, manager de la división It&Telco de Spring Professional, recuerda: "Steve Jobs es un claro ejemplo de cómo un perfil con formación humanística puede liderar a nivel mundial el mercado tecnológico. Aunque no finalizó ninguna titulación universitaria, comenzó estudios humanísticos en Reed College, motivado por su nterés en la filosofía y la contracultura, para acabar siendo el padre del primer ordenador personal y fundador de Apple Computer".

Idiomas y globalización

García Gual, también traductor, incide en el sector de la traducción como salida profesional para las Humanidades, necesario "para evitar el empobrecimiento que suponen fórmulas como el Globish [una versión simplificada del inglés que utiliza 1.500 palabras]". "Con ese inglés no se puede leer a Shakespeare", concluye.

Sara Álvarez ve en la expansión internacional de las empresas y en la digitalización una oportunidad para perfiles con formación humanística, "especialmente en departamentos de Publicidad, Marketing, Jurídico, Comercial, etc.". El objetivo es responder a clientes de diferentes nacionalidades, con distintos idiomas y culturas.

Según esas necesidades, los criterios de selección "hacen cada vez más hincapié en competencias como la capacidad innovadora y estratégica. Se buscan profesionales abiertos, transversales y con capacidad de plantear ideas y ejecutarlas", explica Álvarez.

Frente a un panorama en teoría adverso, la clave está en la transformación y en la versatilidad. La sociedad tecnológica está formando parejas sorprendentes en las que las humanidades van encontrando su hueco. De un lado, es necesario encajar los efectos de esta revolución en la vida humana. De otro, es una tendencia empresarial buscar candidatos capaces de tener razonamiento lógico, ser innovadores y también creativos. Esta competencia, paradójicamente, sólo la consideran prioritaria el 14% de los jóvenes, según una encuesta realizada este año por el Observatorio de Innovación en el Empleo (OIE), promovido por Adecco.

Filosofía y Tecnología

De esas nuevas necesidades surgen, por extrañas que parezcan, conexiones entre la Filosofía y la Inteligencia Artificial, por ejemplo, donde la primera colabora en el desarrollo de la segunda.

Hoy mismo, si usted es filósofo y busca empleo, puede que lo encuentre en Texas, en una compañía estadounidense llamada Cycorp que se dedica precisamente a codificar el conocimiento humano para trasladarlo a las máquinas. Su currículum vitae destacará si domina, según dicen en el anuncio en www.philjobs.org, la lógica, la metafísica, la epistemología y la filosofía del lenguaje.

'Digital Humanities'

Las universidades van incorporando a su catálogo de titulaciones las nuevas necesidades del mercado. El área de las Humanidades Digitales, donde convergen los estudios clásicos con la Informática, también surge de nuevos patrones de la revolución tecnológica, como la digitalización de gran parte de los productos culturales y soportes de aprendizaje y lectura. Ese es el germen de másteres especializados en esta disciplina, como el de la Universidad Autónoma de Barcelona y el de la Universidad Pablo de Olavide.

La Universidad Rey Juan Carlos (URJC), por su parte, busca una formación multidisciplinar para sus alumnos y las Humanidades "siempre han sido una de sus señas de identidad", dice José Ramón Monrobel, vicerrector de Ordenación Académica de la URJC. De hecho, desde sus orígenes, todos los grados han incorporado "al menos seis créditos" de formación humanística.

Dobles grados

"Las empresas están cambiando y buscan algo más que especialistas", añade Monrobel. Por eso, es la universidad que más dobles grados ofrece. En el área de Artes y Humanidades cuenta con 15 títulos, como Historia+ Ciencia Política y Gestión Púbica; Historia+Turismo; Lengua y Literatura+Periodismo; y tres novedades para el próximo curso, en las que se combina Filosofía con Ciencia Política, Economía, y Lengua y Literatura, respectivamente.

Jesús de la Villa, pesidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos, defiende la vocación en la elección de los estudios y redunda en la idea de que las empresas están modificando sus criterios de selección al buscar personal con una formación general muy sólida, una tendencia que procede de países como Alemania y del mundo anglosajón.

Señala el Turismo como uno de los sectores potenciales para emplear a profesionales formados en Humanidades: "Hoy día no hay ciudad de tamaño medio que no tenga una oficina turística o departamentos especializados en Patrimonio. Aunque exista ya un grado específico, sucede como en Periodismo: desde una formación básica humanística se puede obtener una especialización a través de un máster". Esa versatilidad de los grados en Humanidades es, para él, una de las principales virtudes de estos títulos, además de para responder a la necesidad de "entender cómo es el mundo, cómo fue el pasado y cómo son las sociedades en la actualidad".

De la Villa apunta también a otras áreas que son nichos de empleo para los formados en estos estudios: "España es una potencia editorial, lo que supone salidas para los graduados en Filología e Historia. Igual sucede con las bibliotecas. No hay gente bien formada porque el 80% de los documentos históricos están en latín y no hay expertos en Biblioteconomía que lo dominen".

Mercedes Agüero, vicedecana de Comunicación de la Universidad Europea (UE) cree que "el mercado necesita un nuevo perfil profesional más dinámico, flexible y abierto, capaz de ejercer las profesiones nuevas que sugen cada día y en las que se emplean tecnologías y herramientas en constante evolución". Por ello, para el próximo curso, la UE renovará el área de Comunicación con un nuevo grado de Periodismo que incluirá el itinerario de Nuevos Medios y el de Broadcast, además de un máster en Comunicación y Emprendimiento Digital.

FUENTE: http://www.elmundo.es/f5/estudia/2017/07/05/59561560e2704e262e8b4572.html

Archivado en: 
Temas relacionados: