Descubren en Antequera un grupo escultórico romano de los más completos de la península

Antequera (Málaga) | EFE 19/04/2006

Las recientes intervenciones arqueológicas en la Villa Romana de la Estación en Antequera (Málaga) han permitido descubrir uno de los grupos escultóricos 'más ricos y completos' de la Península Ibérica que incluyen las figuras de un hipopótamo, del dios Pan y de un actor con máscara trágica.

La mayoría de los fragmentos escultóricos, según las características formales y estilísticas, pertenecen a los siglos II y III, aunque han sido encontradas en niveles de los ámbitos cronológicos del siglo V, lo que demuestra 'la pervivencia de estas piezas a través de los siglos', según informó a Efe el arqueólogo municipal de Antequera, Manuel Romero.

Las piezas procedentes de la Villa de la Estación, así como de otros yacimientos romanos de Antequera, se muestran desde esta tarde en la exposición titulada 'Esculturas Romanas de Antequera' que será inaugurada por la consejera andaluza de Cultura, Rosa Torres.

Se trata además de la primera vez que se exponen fragmentos escultóricos procedentes de la vecina ciudad de Singilia Barba y de otras villas de su entorno.

La exposición recoge piezas de tres ciudades romanas y otras villas diseminadas en el término municipal de Antequera, que fue 'uno de los núcleos más romanizados de la Bética', según Romero.

Todas las esculturas aparecen fragmentadas de antiguo, fruto de su abandono con motivo de la ocupación de la villa por los cristianos que tenían 'aversión a los cultos paganos', dijo el arqueólogo, que señaló que el grupo escultórico representa el esquema de pensamiento que originó la villa.

'Los parámetros culturales de los propietarios representan su gusto por los placeres de la vida, con admiración del Helenismo', señaló.

Otras figuras encontradas en la Villa de la Estación desde su descubrimiento en la década de los 90 es una cabeza de Venus, 'una de las mejores representaciones de esta divinidad en la península', una cabeza de sátiro que encontró casualmente un niño, o una máscara de Melpómene, la musa del Teatro y la Tragedia.

Los fragmentos escultóricos son expuestos tras las labores de limpieza y restauración realizadas, al igual que ocurre con otras muestras como un togado del Arco de los Gigantes o un friso escultórico funerario de Singilia Barba.

Según el arqueólogo, con la exposición se demuestra que las villas romanas de Antequera eran centros de control y transformación de productos agrícolas -sobre todo aceite y cereales- y contaban con una parte señorial dedicada a vivienda y retiro de sus dueños.

La exposición estará abierta hasta el 18 de mayo en la sala de exposiciones del Ayuntamiento de Antequera, organizada por el Consistorio y la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Archivado en: