Más de 200 actores recrean 'El cerco de Escipión' ante 3.500 personas en Numancia

Numancia | www.terra.es 30/07/2006
Más de 200 actores caracterizados como guerreros romanos y numantinos representaron ayer en el yacimiento de Numancia (Soria) la escenificación popular titulada 'El cerco de Escipión' ante alrededor de 3.500 personas que no quisieron perderse este capítulo de la historia numantina en el que el cónsul de Roma decide rendir la ciudad por inanición, construyendo alrededor de la misma un muro que le impida toda la comunicación con el exterior.
Los actores, integrantes de la Asociación Cultural Celtibérica Tierraquemada, representaron este episodio de las Guerras Numantinas datadas entre los años 153 y 133 antes de Cristo, cuya idea original parte del director de las excavaciones del yacimiento de Numancia, Alfredo Jimeno.
Las actividades dieron comienzo por la mañana, al filo de las 13.00 horas, con los desfiles de las tropas romanas y del pueblo numantino por el casco urbano de Garray (localidad soriana en la que se ubica el yacimiento). Asimismo, también se realizaron las escenificaciones del reto entre los respectivos jefes y espectáculos didácticos sobre la vida y la cultura de los celtíberos y sobre el ejército romano del siglo II antes de Cristo.
El grupo de Reconstrucción Histórica de la Asociación Cultural Celtibérica 'Tierraquemada' utilizó y mostró una fiel reproducción de la vestimenta, calzado, armamento, instrumentos y utensilios de las Legiones Romanas del siglo II antes de Cristo, época Republicana, con características muy peculiares, formando un grupo único por sus características en España.
La representación, dividida en seis actos y catorce escenas, mostró al público asistente cómo Escipión decide sitiar a Numancia para someterla, construyendo un potente cerco, y cómo los numantinos intentan romper el muro de las legiones romanas, con valentía pero sin éxito, muriendo en uno de estos ataques el jefe numantino Megara, que es enterrado con todo el ritual de los celtíberos.
Así, los asistentes disfrutaron de una escenificación en la que se narró cómo los numantinos vieron por primera vez el gran ejército romano (se calcula que estaba formado por unos 50.000 legionarios), y cómo en las filas numantinas se suceden intentos fallidos por destruir el cerco de Escipión que los encierra en su propia ciudad y los condena a la muerte. Además, explican cómo el jefe numantino Megara es muerto y sobre cuyo cadáver los numantinos juran morir antes que rendirse y entregarse a Roma.

Archivado en: