Nunca el Latín estuvo tan vivo

Jonathan Gómez y Cristina Martínez | Alcañiz (Teruel) y Amposta (Tarragona) 30/07/2006
Dos alumnos participantes en el 'XI Congreso de la Academia Latinitati Fovendae' nos narran sus impresiones en primera persona.
'Una semana escuchando latín a todas horas (incluso en sueños) con la maravillosa sensación que producía el hecho de poder comunicarnos en latín: todos unidos por una lengua, el latín, utilizado como una lengua moderna, viva...'

Día 24, nuestra primera experiencia en un congreso de latín vivo: fue como si se abriera un paréntesis en medio del mundo donde personas de unos 22 países se comunicaban en una lengua (que muchos siguen llamando muerta) maravillosa: en latín.

Un primer día cargado de emociones, en el que conocimos a grandes figuras de los estudios latinos como Aloisius Miraglia, Michael von Albrecht, Walahfridus Stroh, Theodoricus Sacre, Terentius Tunberg… entre otros.

El primer día fue bastante duro, pues debíamos acomodarnos a una lengua que nunca habíamos utilizado como lengua de comunicación, pues por desgracia en España sigue imperando la manera tradicionalista de enseñar el latín no como una lengua viva y en uso, sino como una lengua muerta que únicamente se emplea para traducir textos clásicos. Sin embargo, a pesar de nuestras dificultades, a partir de la conferencia de Aloisius Miraglia todo se fue haciendo más fácil, pues gracias a su claridad, fluidez... nos fuimos introduciendo en este mundo latino que meses antes veíamos tan ajeno.

En cuanto a las conferencias se podría decir que hubo de todo. Palabras milagrosas, conferenciantes que hablaban en latín como si su lengua materna fuera… aunque no nos libramos de alguna que otra “plúmbea” podríamos decir; no obstante, de todo se aprende, y una semana escuchando latín a todas horas (incluso en sueños) es una gran e interesante inmersión lingüística. Nos gustaría destacar, aunque ya lo hemos comentado, la conferencia de Miraglia, mágica por su latín y por sus palabras, así como la de von Albrecht y, cómo no, la teatral oratoria de Walahfridus Stroh. No podemos olvidarnos de Vicente Cristóbal, profesor nuestro en la Universidad, quien nos introdujo en este mundo tan especial y que hizo una conferencia clarísima y altamente interesante sobre etimología. Pero no todo eran profesores: una de las mejores comunicaciones, desde nuestro punto de vista, fue la realizada por Arturus Tabakus y Robertus Carfagni, dos alumnos de Miraglia de la Academia Vivarium Novum: un latín claro, hermoso, fluido; un contenido en sus palabras que encandilaría a cualquier amante de los estudios humanísticos.

De la Universidad de Kentucky (universidad en la que utilizan el método activo de enseñanza del latín) deleitaron al auditorio con sus palabras Terentius Tunberg y Milena Minkowa. Toda una intensa serie de conferencias que finalizaron con Tuomo Pekkanen, presidente de la Academia Latinitati Fovendae, quien habló sobre la música para el estudio del latín sirviéndose del Kalevala Canora, incluyendo una gran dosis de humor haciendo cantar al auditorio.

A pesar del apretado programa que teníamos, hubo tiempo para conocer los yacimientos romanos de Tarragona y, una vez en Amposta, el Delta del Ebro; pero sin olvidarnos en ningún momento del latín, pues no había descanso para su uso… si queríamos comunicarnos con el resto de congresistas. Así, uno de los momentos más interesantes del congreso sucedía durante las comidas, en las que teníamos la oportunidad de interrelacionarnos en latín; poco a poco fuimos entrando en la lengua y cada vez nos costaba menos relacionarnos con compañeros de países de todo el mundo. Comidas que no se nos olvidarán nunca, por la compañía (exempli gratia, cuando comimos con Michael von Albrecht) y por la maravillosa sensación que producía el hecho de poder comunicarnos en latín: todos unidos por una lengua, el latín, utilizado como una lengua moderna, viva...

Por último, nos gustaría dar las gracias a una organización excelente y a dos marcos inigualables para el latín (Alcaniz y Amposta), donde se pudo realizar este XI Congreso Internacional de la Academia Latinitati Fovendae, en el que se nos ha dado la oportunidad de conocer algo tan maravilloso como es el latín vivo.
En Alcañiz se abrió un paréntesis para nosotros, un paréntesis que nunca habíamos imaginado y que esperamos que nunca se cierre, pues lingua latina amanda est, et amatur. Gratias maximas omnibus agimus.

ENLACES:
Mesa Redonda sobre "Nuevas Metodologías en la Didáctica de la Lengua Latina", con la intervención de Emilio Canales, Antonio Glez. Amador y Juan Cienfuegos.
COLLOQVIVM INTER MAGISTROS

Página oficial del Congreso: www.academialatina.org

Archivado en: