Opinión

Artículos comprometidos, ideas expresadas libremente que pueden cosechar aplausos o levantar ampollas

La antigua Roma aún importa

Archivado en: 

Mary Beard www.elpais.com 16/10/2015 

Muchas tradiciones de aquel imperio siguen vigentes. Entenderlas, cree la experta británica en antigüedad clásica, nos ayuda a conocer mejor nuestro mundo.

A finales del siglo IV d. C., el río Danubio era el paso de Calais de Roma. Lo que solemos denominar las invasiones bárbaras, la llegada de hordas (quizá muchedumbres) al Imperio Romano, podrían calificarse también como unos movimientos masivos de inmigrantes económicos o refugiados políticos del norte de Europa. Y las autoridades romanas tenían tan poca idea de afrontar aquella crisis como las nuestras, además de que, por supuesto, eran menos compasivas. En una famosa ocasión, que incomodó incluso a algunos observadores romanos, vendieron carne de perro para alimentar a los que habían logrado cruzar el río en busca de asilo (entonces, como ahora, el perro no estaba destinado al consumo humano). No fue más que uno más de una serie de pulsos, concesiones y conflictos militares que acabaron por destruir el poder central de Roma en la parte occidental de su imperio. La situación se agravó por la calculada estrategia de los romanos orientales, que, en la práctica, eran entonces ya un Estado separado: su solución a la crisis migratoria consistió en dirigir a los inmigrantes hacia el oeste y traspasar el problema a otros.

En el Cielo

Archivado en: 

Vicente Adelantado Soriano www.reeditor.com 30/08/2015

La estima alimenta las artes y todos las practican apasionadamente por la gloria, mientras que se postergan siempre aquellas que no gozan de reconocimiento.

Cicerón, Tusculanas.

Por segundo año consecutivo, hace tres que comenzaron a realizarse, he tenido la suerte de participar en el Cvrsvs Aestivvs Latinitatis Vivae Matritensis, más conocido con las siglas de CAELVM. Son cursos de latín, impartidos en latín, para profesores de clásicas, y amantes de la lengua de Cicerón. Y resulta curioso que, pese a los planes de estudio, no de ahora sino de hace ya muchos años, al desprecio ya no por el latín sino por todo aquello que tenga alguna relación con las Humanitas, cada año hay más participantes en dicho curso. Y no deja de resultar curioso, me sigue llamando mucho la atención, que haya personas de distintos países, Holanda, Dinamarca, México, Italia, España, etc., y todos se entiendan hablando en latín, una lengua, además, que tiene una de las literaturas más amplias e importantes de este mundo. Despierta mi admiración.

Defensa de las Lenguas Clásicas

Archivado en: 

Manuel Peñalver | Almería www.elmundo.es 03/04/2015

La cuestión didáctica y científica relacionada con el estudio de esta area de conocimiento debe ocupar un papel relevante en la reflexión de todas aquellas personas que nos dedicamos a la docencia. Y ello es así porque el panorama actual no puede ser más preocupante y desazonador. No hace falta más que ver los planes de estudios de la ESO y del Bachillerato para confirmar este hecho. Aparte queda el atropello que supone amortizar estas plazas en el caso de que un profesor se jubile o le concedan traslado. El Griego y el Latín, como asignaturas, tienen una presencia cada vez más reducida, cuando, dada su relevancia para la formación integral de los alumnos, debería ser al contrario. Estudiar estas lenguas constituye un privilegio. Las consecuencias educativas no pueden ser más provechosas en muy diversos ámbitos: el propiamente cultural, el filológico (en sus vertientes lingüística y literaria), el historiográfico, el sociológico, el científico. Y, por supuesto, el político y el jurídico. Un ingente legado. «Nihil Graeciae humanum, nihil sanctum», escribió Marco Tulio Cicerón. 

El tiempo de los héroes ha muerto

Archivado en: 

Carlos García Gual www.larazon.es 02/03/2015

Los héroes son las figuras protagonistas en los dos grandes géneros clásicos de la literatura griega: la épica y la tragedia. Los grandes relatos rememoran esas figuras magníficas e inolvidables que vienen del mundo mítico y perviven siglo tras siglo en la memoria colectiva como ejemplos gloriosos de audacia y patetismo. Desde Homero a Eurípides, los grandes poetas educadores del pueblo griego contaron y reinterpretaron las mismas tramas heroicas. Los héroes son «los mejores», los «áristoi», que, como dejó escrito el filósofo Heráclito, «prefirieron una gloria inmortal» a una larga vida oscura. Aquiles es el más claro exponente de esa decisión que vale para todos ellos . Eligió una pronta muerte para lograr fama inmortal. Y el último héroe griego, personaje no mítico, sino histórico, Alejandro, tuvo un destino que –no por propia decisión, sino de modo irónico– revalida ese patrón heroico. También él murió joven en plena gloria, como su héroe preferido.

Los héroes están entre los dioses celestes y los humanos efímeros. En griego se llevan el título de «semidioses» (« hemítheoi»), merecido a veces por su ascendencia: nacido de un dios o una diosa y un ser humano –Heracles es hijo de Zeus, Aquiles de la diosa marina Tetis, Eneas de la diosa Afrodita-Venus...–. Pero los héroes son humanos porque son mortales. Su esplendor no los salva de esa fatal condición definitiva. Es más, los héroes pertenecen al pasado y están ya todos muertos. Sus cultos locales son ritos de carácter funerario. Con algunas excepciones notables: unos pocos privilegiados luego llegaron a dioses, como Dioniso y Heracles, y, según la tradición, otros pocos gozan de premios de ultratumba, y no fueron al sombrío Hades, sino a la idílica Isla Blanca, como Menelao, esposo de la divina Helena.

Así fue, oh musa, la verdadera cólera de Aquiles

Archivado en: 

David Hdez. de la Fuente www.larazon.es 02/03/2015

El rapto de «la mujer más guapa del mundo» fue la chispa que desató diez años de guerra frente a Troya. Caroline Alexander vuelve a reconsiderar la disputa sobre la historicidad de este asedio, uno de los capítulos bélicos más legendarios de la historia que Homero recogió en la «Ilíada».

En el comienzo fue Troya, la guerra mítica y primordial que alumbra la literatura y la historia en Occidente desde la antigua composición oral de los poemas homéricos y su trasfondo histórico hasta sus diversas postrimerías. La materia troyana empieza en el mito con las Bodas de Tetis y Peleo, la Manzana de la Discordia y el famoso Juicio de Paris, seguido del rapto de la bella Helena, «la faz que lanzó mil barcos al mar», como dijo Marlowe. Un triángulo de literatura, historia y recepción se despliega tras la muralla de la legendaria ciudadela, que ya los antiguos griegos consideraron histórica y que muchos siglos después sólo la genial intuición de un arqueólogo aficionado alemán recuperaría del olvido.

El presente es una piedra

Archivado en: 

Pablo Raphael | Ciudad de México www.milenio.com 14/02/2015

Están abrazados. Ella aprieta un pergamino con el puño izquierdo. Él tiene las manos crispadas y su boca lleva veinte siglos abierta. El aliento se le escapó por esa noche interminable que es el pozo de su boca. Ella parece dormida, casi sonríe y mientras guarda la calma el otro mira al cielo: su grito silencioso se ha convertido en un mito cuya verdad apenas fue revelada ayer. Ella cae sobre su cuerpo, como un manto.

Entre las personas que, tras la erupción del Vesubio, fueron convertidas en piedra, la llamada Pareja del pergamino ha sido la que más especulaciones, libros y notas de prensa ha producido. Es conocida la historia de un arqueólogo suicida que, en la nota de despedida, la acusó de su melancolía. La televisión brasileña registró las declaraciones de un guía espiritual formado bajo la sombra de Paulo Coelho que al mirar la pieza aseguró que él hombre había “chamaneado” a la mujer con el discurso de sofista del aquí y el ahora. Por su belleza, cabe destacar el libro de fotografías editadas por Turner que retratan los nombres, dibujos y fechas que los turistas enamorados han escrito a los pies de los amantes.

La LOMCE y las humanidades

Archivado en: 

José Fco. Conrado de Villalonga www.diariodeibiza.es 14/02/2015

En una reunión surgió como tema de conversación la comunicación entre las personas y si es mejor la comunicación oral o la comunicación escrita; la mayoría expresaron su preferencia por la oralidad. A continuación se planteó la utilidad o inutilidad de los artículos en la prensa y la pericia o la impericia de los articulistas en interpretar adecuadamente la actualidad, discusión compleja. Los argumentos de unos y otros fueron variados y heterogéneos. Algunos se preguntaban que si podemos hablar, ¿para qué escribir?

Esta cuestión ya fue planteada a María Zambrano, la gran filósofa y articulista, autora de ´Filosofía y poesía´ y ´El sueño creador´, premio Cervantes de 1989. Ante el planteamiento de si somos capaces de hablar, ¿por qué escribimos?, contestó Zambrano que se escribe porque la comunicación oral es «fugaz y evanescente» mientras que la escritura es todo lo contrario, duradera. La escritura es, en mi opinión, además, corpórea. Las palabras en la escritura se retienen y se hacen propias de quien las escribe, porque al redactar un texto el tiempo se demora en la búsqueda del vocablo justo, de la locución que dice exactamente lo que queremos decir, por ello el escribir viene a ser una triunfo sobre la fugacidad de la comunicación oral.

La Revolución de las Humanidades

Archivado en: 

Amparo Gil | Valencia www.elpais.com 28/01/2015

Con la educación humanística apuntalamos valores civiles que nos ayudan a desafiar problemas globales como la xenofobia, el racismo, la sostenibilidad medioambiental o la crisis económica.

En las últimas dos décadas la sociedad ha vivido un proceso de alfabetización digital que ha afectado directamente a las metodologías de enseñanza de nuestro sistema educativo. Las nuevas tecnologías han tomado un protagonismo, por otra parte justificado, que en alguna medida han relegado a un segundo plano la esencia de la formación humana vinculada a las humanidades. Además, una ardiente fiebre capitalista azuzada por un sistema financiero de mercado, que ha perseguido con denuedo la rentabilidad económica en la mayor brevedad de tiempo, ha cuestionado la eficacia de una educación humanística.

Jaime Siles: «Las humanidades nos enseñan a no confundir precio y valor»

Archivado en: 

Alfonso Armada | Madrid www.abc.es 27/12/2014

Poeta y profesor de latín y griego, este crítico de la cultura observa con inquietud desde Valencia el vaivén del mundo.

Nacido en Valencia en 1951, Jaime Siles ha encontrado una rara armonía. Por una parte es desempeña como profesor de latín y griego (es catedrático de Filología Clásica en Valencia) y por otra como poeta y crítico de poesía. Colaborador del Cultural de ABC, es autor de poemarios como «Música de agua» (Premio de la Crítica en 1983), «Semáforos, semáforos» (Premio Loewe 1989) o «Himnos tardíos» (Premio Internacional Generación del 27, 1998). Traductor de poetas claves del siglo XX, como Paul Celan, su mirada crítica y curiosa se extiende al teatro, al cine y a la vida en general. La entrevista la libramos vía correo electrónico, en un viaje de ida y vuelta entre Valencia y Madrid que se reanuda hasta que las palabras encajan en su molde de barro.

Textos que trastornan

Archivado en: 

Xavier Antich www.caffereggio.net 09/07/2014

¿Qué queda de aquella experiencia de lo sublime en las palabras y el paisaje?

La historia de la lectura es una disciplina apasionante. A diferencia de la historia de los textos, centrada en la escritura, aquella permite acercarnos a la vida de los libros a través de sus lectores. Esos que Michel de Certeau veía “como viajeros que circulan por tierras ajenas, nómadas dedicados a la caza furtiva en campos que no han escrito”. Esta aproximación permite ver los libros bajo otra luz, distinta de la de sus autores. Libros fabulosos han esperado décadas, o siglos, para adquirir auténtica vida. Otros, reconocidos por la urgencia de un presente con poca perspectiva, pueden ser pronto olvidados, tal vez, lejos de la celebridad que los encumbró. Algunos tienen vida continuada en la lectura que no cesa; otros, vida intermitente. Algunos complacen sin cambiar nada de lo que encontraron, mientras que otros alteran el mundo con mayor impacto que algunas revoluciones.

Páginas

Suscribirse a RSS - Opinión